Etiqueta: Política Fiscal

¿Dónde está el error? ¿Política fiscal o política monetaria?

europa ¿Dónde está el error? ¿Política fiscal o política monetaria?

Llevamos unas semanas inmersos en el debate sobre cuál debe ser la metodología utilizada en el segundo rescate a Grecia. Una vez concluido que el país heleno no podrá hacer frente a sus obligaciones venideras, sus socios europeos se plantean distintas soluciones. Todas ellas siguen el esquema de las restricciones fiscales, es decir los tan conocidos como recortes en el gasto y subidas de impuestos. Sin embargo, a raíz de este tema me he planteado donde reside el error que ha provocado la Crisis de la Deuda Soberana. Esto es, ¿Qué se ha hecho mal? ¿La política fiscal, o la política monetaria?

Normalmente, un Estado puede influir en la economía de dos formas. Por un lado, puede subir o bajar los impuestos. De igual modo, puede gastar más o menos según sus planes. Estas situaciones son lo que se conoce como política fiscal y las que pueden dar lugar al superávit y por tanto ahorro. De otro lado, si existieran desequilibrios darían lugar  a déficit y deuda. Esta última situación nos suena bastante. Si cogemos la prensa las noticias se centran en el techo de gasto, los métodos para reducir el déficit o el incremento de la deuda de los distintos países.

Por otro lado, los Estados pueden influir en la economía a través de la política monetaria. Se puede aumentar el precio del dinero o bajarlo y esto influye en aspectos como el endeudamiento o la inversión de todos los agentes (públicos y privados). La política monetaria es competencia de los Bancos Centrales, que son más o menos independientes según en el lugar del mundo donde nos situemos. Si cogemos Europa, nos daremos cuenta que la política monetaria reside en el Banco Central Europeo, por lo que los distintos Estados tienen poco o nada que decir al respecto. Este ente tiene como objetivo central la estabilidad de los precios, pero ¿Qué sucede con el empleo?

Una vez explicados estos dos conceptos, tenemos que preguntarnos si fueron las políticas fiscales, o las políticas monetarias las que causaron la crisis. Para responder a esta cuestión, haremos referencia a la situación del balance fiscal previo a la crisis en un país como España. Antes de las elecciones de 2008, España tenía un superávit del 4 %, si han leído bien SUPERAVIT, y una deuda pública en torno al 34 %. Sin embargo, con el estallido de la crisis subprime y su contagio global pasamos a tasas de desempleo del 20 % y un déficit deuda pública muy superiores, 11 y 60 % respectivamente.

De esta manera, si atendemos a los datos la política fiscal no fue causante de la crisis. ¿Dónde estuvo el problema?  En la política monetaria. Los bancos centrales se centraron exclusivamente en la estabilidad de los precios y provocaron que en ciertos momentos resultara demasiado barato pedir prestado. Las consecuencias de tal abaratamiento del crédito las conocemos todos, y es ahí donde reside el error.

Por tanto, aun siendo comprensible que se lleven a cabo medidas de austeridad, debido a la magnitud del déficit,  la austeridad de los gobiernos no ayuda a salir de una situación que presenta una gran debilidad en el consumo interno, en la inversión y en las exportaciones. Quiere decirse, que meter la tijera sin control únicamente va a agravar el problema. Volviendo al inicio del artículo, cuando hablábamos de Grecia deberíamos preguntarnos ¿Cómo va a pagar Grecia sus deudas sin crecimiento económico? Si los socios europeos siguen ahogando la economía griega, el problema será aun mayor.

Alemania se equivoca con la tasa bancaria

angela merkel 300x200 Alemania se equivoca con la tasa bancaria

Recientemente, el gobierno alemán ha aprobado una tasa financiera  con el fin de amortiguar posibles situaciones de quiebra financieras. Esta tasa se calculará mediante unos tramos porcentuales, entre el 0,02% y el 0,04% de los pasivos contraídos por las entidades financieras, descontando el capital de la entidad y los saldos depositados por los clientes. Pero esta tasa es completamente inútil para los propósitos que persigue.

Me explico, el primer objetivo de la tasa sería recaudar fondos suficientes para hacer frente a los posibles rescates financieros que pudieran producirse. Sin embargo, la recaudación que persigue Merkel con este impuesto, no superará los 1.000 millones de euros anuales y dado que se articula en un fondo independiente, no es un dinero útil para la gestión pública de los estados. Este resultado, es más que insuficiente. Pongamos de ejemplo la intervención alemana a la entidad Hypo Real Estate que ha necesitado 100.000 millones de euros para solucionar sus problemas de solvencia. Con la recaudación de la tasa podemos apreciar que para salvar a una entidad relativamente pequeña necesitaríamos alrededor de 40 años de aplicación de la tasa. De esta manera, parece totalmente ineficaz dicho tributo desde el punto de vista de la creación de un fondo para el rescate de las entidades financieras.

Analicemos ahora un segundo punto de vista. ¿Sobre quién va a recaer la tasa? A priori este elemento fiscal está previsto para que sea satisfecho por los bancos alemanes. Sin embargo, ¿Alguien piensa que estos van a permitir reducir sus beneficios debido a esta tasa? Lo que se va a producir es que los bancos van a trasladar el pago del tributo a los clientes. ¿De qué manera? Vía comisiones;  a través de descensos de rentabilidad en los depósitos; o bien aumentando el precio del crédito.

En definitiva, la idea de Merkel se convierte en otra de las ocurrencias de los Estados europeos que derivan en tributos no productivos y poco eficaces. Cuando un Estado diseña su política fiscal tiene que sopesar quién va a pagar el impuesto, cómo va a afectar este a la actividad productiva y si realmente será eficaz, esto es, si se conseguirán los objetivos propuestos.

Políticas o despolíticas de vivienda.

 Políticas o despolíticas de vivienda.

Saludos a todos!! En primer lugar me gustaría presentarme, soy LJ estudiante de la Universidad Carlos III de Madrid y realizo este blog junto a mi compañero. Para este primer post he decidido hablar sobre un tema de soberana actualidad, la crisis de la construcción en nuestro país. Me propongo analizar brevemente lo que han sido las políticas o despolíticas (como titulo) de vivienda de los gobiernos que se han sucedido en España.

En ese sentido, me gustaría comenzar tratando la política de deducciones por la compra de viviendas. Tanto los gobiernos de PP y PSOE se inclinaron por esta medida argumentando que gracias a ella muchos españoles tendrían la posibilidad de acceder a una vivienda con mayor facilidad. Sin embargo, cabría preguntarse cuál ha sido la efectividad de dicha política. ¿Consiguieron suavizar el precio de la vivienda? La respuesta es clara, NO. Me explico, al aplicar deducciones por la compra de una vivienda (en ciertas épocas se llegó a aplicar incluso por la segunda vivienda), el demandante aumenta su recursos, es decir, dispone de mayor renta. De esta manera, si atendemos a un modelo microeconómico básico la curva de la demanda se desplazaría hacia la derecha consecuencia del aumento de la demanda de viviendas. ¿Qué efectos tiene este aumento? Pues bien, los demandantes al disponer indirectamente de más recursos estarán dispuestos a satisfacer mayores precios. Pero, además hay que tener en cuenta la oferta de viviendas, con dicha política no se consigue el objetivo de aumentar la oferta de vivienda, es más, esta permanece inalterada.

De otro lado, habría que atender a la sensibilidad de la oferta, es decir, como influiría la oferta ante una alteración de la demanda. La experiencia ha demostrado, como adelantábamos, que las deducciones lo único que supusieron fue un aumento de precios y lo que es peor que los demandantes pudieran acceder a viviendas de peor calidad a las que con dicho precio podrían haber accedido sin deducciones.

Por tanto, la política de deducciones por la compra demuestra, que además de ineficaz se trato de una medida distorsionadora en tanto influyó en el precio, restó bienestar a los demandantes y supuso un coste presupuestario.

Leer más.

Políticas o despolíticas de vivienda

construccion Políticas o despolíticas de vivienda

Saludos a todos!! En primer lugar me gustaría presentarme, soy LJ estudiante de la Universidad Carlos III de Madrid. Para este primer post he decidido hablar sobre un tema de soberana actualidad, la crisis de la construcción en nuestro país. Me propongo analizar brevemente lo que han sido las políticas o despolíticas (como titulo) de vivienda de los gobiernos que se han sucedido en España.

En ese sentido, me gustaría comenzar tratando la política de deducciones por la compra de viviendas. Tanto los gobiernos de PP y PSOE se inclinaron por esta medida argumentando que gracias a ella muchos españoles tendrían la posibilidad de acceder a una vivienda con mayor facilidad. Sin embargo, cabría preguntarse cuál ha sido la efectividad de dicha política. ¿Consiguieron suavizar el precio de la vivienda? La respuesta es clara, NO. Me explico, al aplicar deducciones por la compra de una vivienda (en ciertas épocas se llegó a aplicar incluso por la segunda vivienda), el demandante aumenta su recursos, es decir, dispone de mayor renta. De esta manera, si atendemos a un modelo microeconómico básico la curva de la demanda se desplazaría hacia la derecha consecuencia del aumento de la demanda de viviendas. ¿Qué efectos tiene este aumento? Pues bien, los demandantes al disponer indirectamente de más recursos estarán dispuestos a satisfacer mayores precios. Pero, además hay que tener en cuenta la oferta de viviendas, con dicha política no se consigue el objetivo de aumentar la oferta de vivienda, es más, esta permanece inalterada.

De otro lado, habría que atender a la sensibilidad de la oferta, es decir, como influiría la oferta ante una alteración de la demanda. La experiencia ha demostrado, como adelantábamos, que las deducciones lo único que supusieron fue un aumento de precios y lo que es peor que los demandantes pudieran acceder a viviendas de peor calidad a las que con dicho precio podrían haber accedido sin deducciones.

Por tanto, la política de deducciones por la compra demuestra, que además de ineficaz se trato de una medida distorsionadora en tanto influyó en el precio, restó bienestar a los demandantes y supuso un coste presupuestario.

En este sentido, lo mismo ocurre con la reciente política de ayudas al alquiler, no se ha conseguido aumentar la oferta y la subvención va a parar a manos del arrendador

Por último otra forma de regulación, han sido las leyes del suelo. Para comprender las mismas hay que tener presente estos aspectos:

1. El régimen urbanístico

2. El planeamiento urbanístico

3. La valoración de los distintos tipos de suelo.

4. La gestión urbanística

Las leyes del suelo tampoco han cumplido su objetivo de reducir los precios y facilitar el acceso a una vivienda. ¿Cuál ha sido el motivo? la fijación del precio del suelo se realiza a partir del precio de la vivienda pues su demanda es derivada de la demanda de viviendas. De esta manera, intentar influir en el precio a través de la regulación del suelo es harto complicado.

Como conclusión, se puede decir que la política de vivienda, con Ministerio o sin él, ha sido cuanto menos contradictoria y poco eficaz. ¿Qué medidas deberían haber sido emprendidas? En primer lugar, reformar la Ley de Arrendamientos Urbanos amparando al arrendador ante arrendatarios de mala fe. Con dicha medida, los propietarios de inmuebles vacíos hubieran estado dispuestos a arrendar. De otro lado abandonar la política de deducciones, que lo único que han provocado ha sido reducción del bienestar. Por último para la reducción de precios, se hubiera podido optar por la dotación de subsidios no distorsionadores a los oferentes, consiguiendo con ello que el precio se redujera.

pixel Políticas o despolíticas de vivienda

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén