Etiqueta: pensiones

¿Cómo afecta la inflación en nuestra vida diaria?

money printing 300x200 ¿Cómo afecta la inflación en nuestra vida diaria?

En economía, solemos definir la inflación como el aumento de los precios y servicios en un determinado periodo de tiempo. Seguro que a cualquier lector interesado por la información económica le suena este concepto. Nuestro objetivo hoy, es analizar cómo la inflación afecta a ciertos aspectos de nuestra vida diaria y lo importante que es tenerla en cuenta para que nadie nos lleve hacia ninguna equivocación.

En primer lugar, vamos a comenzar explicando cómo se mide la inflación. Esto es, una vez que sabemos en qué consiste necesitamos cuantificarla para ver sus efectos. Normalmente se realiza con cestas tipo de bienes y servicios. Seguro que les suena el IPC ¿verdad? Pues este índice no es más que un conjunto de bienes y servicios ponderados sobre los que se realiza un estudio para cuantificar la inflación.

A partir del mismo, se van a tomar decisiones muy importantes, por ejemplo subidas de salarios o revalorización de las pensiones. Incluso nos va ayudar a saber si cuando depositamos ahorros en el banco estamos ganando o perdiendo. Lo mismo sucede con nuestras deudas, porque la inflación también afecta a la cantidad que debemos devolver por ejemplo por la hipoteca de nuestra casa.

La inflación es un componente muy importante en la economía y suele ser utilizada o incluso ocultada en la política económica por los distintos gobiernos. Por ejemplo, imaginen la reciente reforma de las pensiones. El Gobierno de España argumenta que las pensiones se van a revalorizar un 0.25 % el año que viene. Cualquier pensionista podría decir, “bueno es muy poco, pero voy a ganar más que el año pasado”. Y sí, es verdad, pero ¿Qué ocurre con su poder adquisitivo? Para ello tenemos que ver cómo evolucionan los precios. Imaginen que la inflación es moderada y se sitúa en torno al 2 %. Si tenemos en cuenta este dato y lo comparamos con la subida de las pensiones, observaremos que en realidad el pensionista de nuestro ejemplo será más pobre el año que viene. Pero es más, cuando hablábamos anteriormente del IPC decíamos que está representado por una cesta tipo de bienes y servicios. Esto significa que esta cesta varía para cada individuo, en cuyo caso deberíamos ver cómo han evolucionado los bienes más representativos que suele adquirir nuestro pensionista. Con ello, puede resultar que en realidad sea menos pobre que si su cesta de bienes fuera como la del IPC, o por el contario, la pérdida de poder adquisitivo fuera aún más grave. Este es un aspecto importante a la hora de sacar conclusiones sobre una medida gubernamental.

Pero este no es el único ejemplo. Hay momentos en los que la inflación es positiva para nuestros intereses. Imaginemos que hemos comprado una casa y debemos pagar al banco un 1.5 % de intereses anuales. Si atendemos al dato de la inflación diríamos, bueno en realidad me sale rentable ser deudor, ya que mi deuda se va reduciendo automáticamente conforme pasa el tiempo. Este supuesto efecto positivo puede convertirse en un arma de doble filo, ya que si nos descuidamos, podemos endeudarnos demasiado y si el tipo que tengo que devolver al banco cambia y supera a la inflación tendré el efecto contrario. Es lo que sucedió en España con la burbuja inmobiliaria, salía mucho más rentable endeudarse por los bajos tipos y la tasa de inflación existente. Sin embargo, cuando la economía se dio la vuelta y se produjeron consecuencias graves por todos conocidas.

Como hemos visto, la inflación es una variable que nos puede sonar a problema de los economistas. Y es verdad, los economistas viven obsesionados con la inflación y llevan debatiendo sobre ella ya unos cuantos siglos. Sin embargo, afecta a cada individuo que interviene en la economía y debería ser tenida en cuenta a la hora de tomar decisiones o de juzgar las medidas de política económica.

¿Es eficaz aumentar la edad de jubilación?

jubilados2 300x200 ¿Es eficaz aumentar la edad de jubilación?

Nos encontramos en pleno debate sobre la reforma del sistema de pensiones y uno de los puntos más controvertidos es el posible aumento de la edad de jubilación hasta los 67 años.  A continuación me propongo realizar un análisis acerca de la eficacia de dicha medida o si el objetivo que se pretende alcanzar se podría satisfacer mediante otro tipo de medidas.

En primer lugar, tenemos que comenzar explicando cómo funciona el sistema de prestaciones para los trabajadores que acaban su vida laboral. Este va a responder al esquema de una pirámide de Ponzi. Me explico, las prestaciones de los primeros contribuyentes son pagadas con la aportación de los nuevos. De esta manera, únicamente podrá sostenerse si hay más trabajadores que jubilados. Sin embargo, el problema surge con la elevada tasa de paro que presenta nuestro país que hace que no sólo no aumente el número de nuevos contribuyentes, sino que además el sistema de Seguridad Social tiene que pagar más prestaciones en concepto de desempleo.

Una de las posibles soluciones para equilibrar el sistema es ampliar la edad de jubilación hasta los 67 años. De esta manera, los trabajadores tendrán que contribuir durante dos años más, y verán reducido el periodo durante el que les será satisfecha la prestación.

Sin embargo, esta ampliación puede resultar ineficaz si tenemos en cuenta los siguientes aspectos:

1.       Por una parte, si se amplía el periodo de vida laboral de los trabajadores estamos dificultando que los trabajadores jóvenes se incorporen al mercado laboral. Además hay que tener en cuenta, que estos trabajadores que comienzan su vida laboral van a cotizar en el sistema durante muchos más años, por lo que puede resultar más eficiente lograr que encuentren un puesto de trabajo y comiencen su aportación lo antes posible.

2.       La productividad. Esta es una cuestión relativa puesto que, podemos entender que los trabajadores más jóvenes pueden ser más productivos en tanto sus aptitudes físicas son mayores que las de las personas de una edad avanzada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en muchos casos la experiencia puede resultar un factor más importante que las aptitudes físicas. De esta manera, es una variable más a tener en cuenta, pero desde un punto de vista relativo ya que no será lo mismo la sustitución en puestos que destaquen por su aporte físico, que aquel donde este no sea tan importante.

Observamos por tanto, que ampliar la edad de jubilación no es una solución exenta de dificultades por lo que se hace necesario pensar alternativas como las que exponemos a continuación:

  • La edad efectiva de jubilación en España se encuentra en torno a los 63 años. Como se observa está por debajo de la edad ordinaria, por lo que una medida con menor coste social sería evitar los continuos procesos de jubilación anticipada, que vienen a encubrir procesos de despido colectivo.
  • Incluir el sistema de prestaciones no contributivas a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. Hay que tener en cuenta, que el Sistema de Seguridad Social incluye un gran número de prestaciones no contributivas que son financiadas con cargo al sistema contributivo. De esta manera, una alternativa sería cargar la financiación de este sistema a los Presupuestos Generales del Estado, esto es, financiarlo de acuerdo a los tributos del esquema fiscal. No obstante, existe el inconveniente del desequilibrio presupuestario que las cuentas del Estado español presentan, con un déficit en torno al 11 %.

Como se puede apreciar, ninguna de las soluciones es efectiva al cien por cien sin embargo, estas alternativas presentan un coste social menor que ampliar la edad de jubilación a los 67 años, y en todo caso pueden servir para fortalecer el sistema de pensiones.

El PIB cierra 2009 con una caida del 3,6%

pib 4t 2009 El PIB cierra 2009 con una caida del 3,6%

Hoy hemos conocido el dato adelantado de la evolución del PIB en el cuatro trimestre de 2009, con una caída del 0.1 %. Estos datos confirman que seguimos en recesión con una caida interanual del PIB del 3,6%. Se han cumplido los pronósticos del Banco de España o el BBVA y no se ha podido pasar el 4º trimestre con crecimiento cero.

Las cifras del PIB han mejorado por la mejora en la demanda interna y por la mejora en la contribución exterior en la balanza comercial. No obstante, las cifras de consumo doméstico están lejos de mostrar una recuperación plena y tenemos que tener presente que nos encontramos en el vagón de cola del G20 y de la OCDE.

Como apreciamos, el dato demuestra que la tendencia es que se suaviza la contracción. Sin embargo, España sigue siendo la única potencia económica que aún continua en recesión lo que indica que las reformas emprendidas por parte del gobierno no están siendo todo lo eficaces que debieran.

Otro dato a tener en cuenta es la decisión que hoy ha tomado la UE con respecto a Grecia, a la cual se ha comprometido a apoyar, para que dicho país recupere su credibilidad. De igual modo, parece que los mercados con las últimas reformas emprendidas por parte del gobierno (pensiones y recorte del gasto) han recuperado algo la confianza en la economía española. En cualquier caso, lo que no mejora es el paro a pesar de suavizar su crecimiento sigue siendo el principal problema endémico español y afecta de forma grave a las cuentas públicas.

pixel El PIB cierra 2009 con una caida del 3,6%

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén