Etiqueta: inflación

¿Cómo afecta la inflación en nuestra vida diaria?

money printing 300x200 ¿Cómo afecta la inflación en nuestra vida diaria?

En economía, solemos definir la inflación como el aumento de los precios y servicios en un determinado periodo de tiempo. Seguro que a cualquier lector interesado por la información económica le suena este concepto. Nuestro objetivo hoy, es analizar cómo la inflación afecta a ciertos aspectos de nuestra vida diaria y lo importante que es tenerla en cuenta para que nadie nos lleve hacia ninguna equivocación.

En primer lugar, vamos a comenzar explicando cómo se mide la inflación. Esto es, una vez que sabemos en qué consiste necesitamos cuantificarla para ver sus efectos. Normalmente se realiza con cestas tipo de bienes y servicios. Seguro que les suena el IPC ¿verdad? Pues este índice no es más que un conjunto de bienes y servicios ponderados sobre los que se realiza un estudio para cuantificar la inflación.

A partir del mismo, se van a tomar decisiones muy importantes, por ejemplo subidas de salarios o revalorización de las pensiones. Incluso nos va ayudar a saber si cuando depositamos ahorros en el banco estamos ganando o perdiendo. Lo mismo sucede con nuestras deudas, porque la inflación también afecta a la cantidad que debemos devolver por ejemplo por la hipoteca de nuestra casa.

La inflación es un componente muy importante en la economía y suele ser utilizada o incluso ocultada en la política económica por los distintos gobiernos. Por ejemplo, imaginen la reciente reforma de las pensiones. El Gobierno de España argumenta que las pensiones se van a revalorizar un 0.25 % el año que viene. Cualquier pensionista podría decir, “bueno es muy poco, pero voy a ganar más que el año pasado”. Y sí, es verdad, pero ¿Qué ocurre con su poder adquisitivo? Para ello tenemos que ver cómo evolucionan los precios. Imaginen que la inflación es moderada y se sitúa en torno al 2 %. Si tenemos en cuenta este dato y lo comparamos con la subida de las pensiones, observaremos que en realidad el pensionista de nuestro ejemplo será más pobre el año que viene. Pero es más, cuando hablábamos anteriormente del IPC decíamos que está representado por una cesta tipo de bienes y servicios. Esto significa que esta cesta varía para cada individuo, en cuyo caso deberíamos ver cómo han evolucionado los bienes más representativos que suele adquirir nuestro pensionista. Con ello, puede resultar que en realidad sea menos pobre que si su cesta de bienes fuera como la del IPC, o por el contario, la pérdida de poder adquisitivo fuera aún más grave. Este es un aspecto importante a la hora de sacar conclusiones sobre una medida gubernamental.

Pero este no es el único ejemplo. Hay momentos en los que la inflación es positiva para nuestros intereses. Imaginemos que hemos comprado una casa y debemos pagar al banco un 1.5 % de intereses anuales. Si atendemos al dato de la inflación diríamos, bueno en realidad me sale rentable ser deudor, ya que mi deuda se va reduciendo automáticamente conforme pasa el tiempo. Este supuesto efecto positivo puede convertirse en un arma de doble filo, ya que si nos descuidamos, podemos endeudarnos demasiado y si el tipo que tengo que devolver al banco cambia y supera a la inflación tendré el efecto contrario. Es lo que sucedió en España con la burbuja inmobiliaria, salía mucho más rentable endeudarse por los bajos tipos y la tasa de inflación existente. Sin embargo, cuando la economía se dio la vuelta y se produjeron consecuencias graves por todos conocidas.

Como hemos visto, la inflación es una variable que nos puede sonar a problema de los economistas. Y es verdad, los economistas viven obsesionados con la inflación y llevan debatiendo sobre ella ya unos cuantos siglos. Sin embargo, afecta a cada individuo que interviene en la economía y debería ser tenida en cuenta a la hora de tomar decisiones o de juzgar las medidas de política económica.

Libia y el precio del petroleo

Petroleo Sangriento Libia y el precio del petroleo

Hasta ahora las revueltas de Oriente Medio no habían tenido repercusión económica para Occidente, en tanto Túnez y Egipto no eran países productores de petróleo. Sin embargo, con el inicio de la crisis libia, el contexto ha cambiado. Libia tiene la octava mayor reserva mundial de petróleo: son 47.000 millones de barriles. Según la Agencia de Inteligencia de Estados Unidos, la CIA, el país africano produce 1,79 millones de barriles por día, la 18ª mayor producción mundial.

Esta tesitura ha provocado que el barril de Brent haya aumentado su precio hasta los 116,82 dólares (cotización a 2 de marzo de 2011). Es por ello, por lo que nos preguntamos por las consecuencias que dicho aumento del crudo va a suponer para la economía.

En primer lugar, hay que decir que este aumento de precio se verá reflejado en la tasa de inflación que agudizará su ascenso. Hay que tener en cuenta, que en España, el último dato publicado se quedó en el 3.3 % por el 2.2 % de la media europea. Si estos datos persisten, es probable que el Banco Central Europeo cambie su política monetaria (hasta ahora con tipos muy bajos) y decida subir el precio del dinero. La consecuencia inmediata será que la tasa de inversión se resienta, en tanto tipos de interés y niveles de inversión tienen una relación negativa.

Todo ello, se puede traducir en un lastre para la leve recuperación económica que está experimentando nuestro país, y por tanto, la tasa de desempleo vería agravado su ascenso ante el debilitamiento del crecimiento económico.

La segunda de las consecuencias es el posible desabastecimiento. Nuestro país adquiere de Libia el 13 % de sus importaciones de crudo, y si recuperamos los datos que expusimos al inicio dicho estado ponía en el mercado cada día 1,79 millones de barriles. Con las revueltas, existe un cierto riesgo de desabastecimiento que sin embargo puede ser solventado con el aumento de la producción de barriles por parte de otros países. En este caso, la mejor posicionada para responder a este descenso de la oferta de petróleo es Arabia Saudí. Parece por tanto, que no existe riesgo cierto de desabastecimiento, pero conviene precisar que si las protestas se extienden a Arabia Saudí, el problema podría tener graves consecuencias pues no existe productor alguno capaz de sustituir a este país.

De esta manera,  se puede decir que el principal problema que supondrá la crisis libia es el aumento de la inflación. En países como España con una tasa  algo elevada dicho incremento tiene una relevancia algo mayor. Además, este aumento de los precios puede conllevar subidas de los tipos de interés (como ya está dejando entrever el Banco Central Europeo), y esta medida traerá consigo consecuencias negativas para la ya maltrecha tasa de paro en España.

Los efectos económicos de ligar los salarios a la inflación

angela merkel 300x200 Los efectos económicos de ligar los salarios a la inflación

La reciente visita de la canciller Angela Merkel para comprobar el estado de las reformas económica en nuestro país, dejó además una noticia ampliamente comentada: la de eliminar las cláusulas de revisión salarial vinculadas a la inflación.

Esta propuesta ha provocado que los sindicatos se pongan en pie de guerra y no estén dispuestos a que se desliguen los salarios de las subidas de precios, puesto que ello provocaría una pérdida de poder adquisitivo en los trabajadores.

Ante esta controvertida propuesta, nos hemos propuesto analizar cuáles son los efectos económicos que tiene ligar inflación y salarios.

En primer lugar, hay que decir que esta relación es perjudicial para la economía. Me explico, una subida de los salarios atendiendo a los precios provoca que se incremente la demanda para una misma oferta. Pero además, los mismos empresarios elevan los precios como respuesta a un incremento de los costes, en este caso salariales.

Esta situación, conlleva que el incremento de los salarios produzca nuevas subidas de precios creándose una espiral de consecuencias negativas. Esto es así, en tanto que los precios de casa al exterior, tanto de productos de exportación como de servicios ofrecidos en España (turismo) se encarecen cada año. De esta manera,  la economía española es un poco menos competitiva y nuestros productos son menos atractivos de cara al exterior.

Efectivamente, no se puede negar que el poder adquisitivo de los trabajadores se mantenga. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los bienes y servicios españoles se venden cada vez menos en nuestro propio país, puesto que resulta más interesante importarlos de otros países (por ejemplo China). Del mismo modo,  tampoco resultan atractivos para el resto de países al perder la ventaja en precios.

EL resultado de este proceso, es la pérdida continua de competitividad en nuestra economía, que deriva en la obtención de menos beneficios, y por tanto menos capacidad de inversión. Tampoco podemos olvidar, que dicha espiral tiene consecuencias negativas para la creación de empleo.

Vista esta explicación, parece que la propuesta no es tan nociva para los trabajadores como se podía pensar a priori. Hay que tener en cuenta, que si queremos seguir manteniendo nuestro Estado de Bienestar tenemos que comenzar a mejorar nuestra competitividad, y a ser en definitiva más productivos.

El peligro de la estanflación

estanflación El peligro de la estanflación

Los últimos datos de la coyuntura europea auguran un nuevo peligro: la combinación de una inflación superior a la prevista, con un crecimiento menor del deseado. Y en algunos países con mayores desequilibrios, como España, ambos estándares amenazan con multiplicarlos.

A continuación, vamos a ir analizando cada uno de los factores que pueden indicar la existencia de dicho fenómeno y las políticas que se deberían adoptar para combatirla.

En el caso de la inflación, hay que tener en cuenta que una inflación moderada puede constituir un buen signo, como anticipo o expresión de un mayor ritmo de crecimiento. El aumento del 2,2% exhibido por la eurozona en diciembre se inscribiría, por exceder solo en dos décimas el objetivo del BCE, y por ser un dato parcial, en ese enfoque más bien positivo. Sin embargo, si atendemos al caso español la inflación asciende hasta el 3 %. En este sentido, conviene decir, que tradicionalmente existe un diferencial de un punto con respecto a la media inflacionaria europea. No obstante, es una señal de alerta. No solo porque castigue más a los asalariados y a los sectores más desfavorecidos, sino también porque entraña un posible desequilibrio futuro de mayor entidad.

Dicha señal de alerta se agrava si atendemos a las tasas de paro existentes en nuestro país.  Concretamente, en el mes de enero el desempleo ascendió hasta 4.200.000 personas. A la elevada tasa de desempleo, hay que unirle el escaso crecimiento de la economía que no acaba de despegar.

En este contexto, España corre el riego de que el Banco Central Europeo ante estas señales caiga en la precipitación de subir los tipos de interés en aras de mejorar los datos de la inflación. Esta situación, como ya sucedió el 2008 daría lugar a un agravamiento de las consecuencias. Esto es así, en tanto una subida de tipos de interés provocaría un encarecimiento del crédito y un lastre más que provocaría que la economía no acabara de arrancar. Del mismo modo, si el crecimiento económico se resintiera la tasa de desempleo podría agravarse aún más

De esta manera, el BCE no debería volver a confundir medios con fines. Quiero decir, mejorar la tendencia inflacionaria es necesario para asegurar el crecimiento económico, pero precipitarse con una política monetaria restrictiva provocaría peores consecuencias que los pequeños indicios estanflacionarios que comienzan a percibirse.

Sobre la política monetaria y la crisis actual

greenspan Sobre la política monetaria y la crisis actualDesde que hace unos meses el señor Greenspan reconociese que se había equivocado, comencé a divagar sobre la causa última de la crisis en la que estamos inmersos.

¿Es Alan Greenspan uno de los grandes causantes de la actual crisis?

A priori así parece (fuente 1)(fuente 2)(fuente 3). Si bien, voy a tratar de responder yo mismo a esta pregunta en las siguientes líneas. Mi razonamiento tiene como pilar básico la fijación de los tipos de interés (política monetaria) y los efectos perversos que pueden surgir a medio plazo.

Las políticas monetarias tanto de la FED como del BCE son conocidas por todos los agentes de la economía. En los últimos años, ante pequeñas amenazas de recesión han respondido con políticas monetarias expansivas, bien comprando bonos o directamente imprimiendo billetes, esto es, inyectando liquidez al sistema, y como consecuencia disminuyendo los tipos de interés. No obstante, esta explicación es con brochazo con pocos matices, una simplicafión. Más concretamente, a comienzos del presente siglo, ante la crisis de las ‘’puntocom’’ y el 11-S la FED apostó por bajar los tipos de interés para reactivar la economía americana. En cuanto al BCE hay que advertir que su política monetaria se fija en función de la inflación de la zona euro (sobre todo la de Alemania y Francia), y durante los últimos años ha sido eminentemente expansiva, aunque más moderada que la FED (Reserva Federal Americana). Si bien, para lo que posteriormente voy a ilustrar ha incurrido en el mismo error.

Partiendo de que las políticas monetarias de ambas instituciones han sido expansivas vamos a desarrollar, desde mi punto de vista, los efectos perversos que pueden llegar a tener unos tipos de interés excesivamente bajos.

Antes de ello cabe realizar la siguiente pregunta, ¿qué es el tipo de interés?. El precio del dinero. El precio al que el mercado de crédito se vacía, el precio al que acreedores y deudores prestan y toman prestado. Hilando un poco más fino sería el precio o coste de adelantar renta del futuro al presente, esto es, de poder traer consumo o inversión futura al presente. En este sentido, hay que tener presente lo importante de ese precio, el tipo de interés, puesto que si introducimos un nuevo factor al análisis: la inflación, podemos hacernos una representación del problema en su verdadera magnitud. Para ello vamos a partir de una sencilla ecuación:

Tipo de interés nominal = tipo de interés real + inflación

Tanto la FED como el BCE fijan el tipo de interés nominal, si a éste le restamos la inflación obtenemos el tipo de interés real.

Un ejemplo:

Si los tipos nominales, los que fija la FED, están al 5%, y la inflación está al 4%, obtenemos que el tipo de interés real es del 1%.

Ahora, la FED aplica una política monetaria expansiva y los tipos de interés nominales bajan al 2% y la inflación sigue al 4% , resulta que los tipos de interés real serían del -2%.

Leer más.

F.C.V.

¿Está España bajo deflación?

 ¿Está España bajo deflación?

La semana pasada el INE (Instituto Nacional de Estadística) publicó el IPC adelantado de marzo, donde se reflejaba una tasa negativa del -0.1.

Este índice, como decimos, previo al IPC que se publicará el 15 de abril, no suele diferir de manera significativa con el mismo. De esta manera, cabría preguntarse si realmente nos encontramos bajo deflación.

En primer lugar, antes de entrar en mayor análisis vamos a definir qué entendemos por deflación. De acuerdo con el criterio establecido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) se entiende por deflación la caída de los precios en el conjunto de la economía que se prolonga durante varios períodos (al menos dos trimestres). Por tanto, se excluirían las caídas de precios de sectores concretos, o las que se produzcan en momentos puntuales.

Una vez definido el concepto de deflación cabría preguntarse ¿Qué es lo que la provoca? Para responder a dicha cuestión hay que tener en cuenta que esta coyuntura se va a producir cuando la oferta de bienes y servicios en una economía es superior a la demanda. Este desajuste puede ser provocado por dos motivos:

· Insuficiencia de la demanda

· Exceso de la oferta

Llegados a este punto, pasamos a analizar cuáles serían los efectos para la economía dela deflación. A la hora de hablar de consecuencias hay que diferenciar dos entornos, es decir, si la economía se encuentra en expansión o crecimiento, o si por el contrario está contrayéndose (recesión).

Leer más.

pixel ¿Está España bajo deflación?

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén