EcoFinancial

Economía y Finanzas desde el Corazón de la Mancha

Etiqueta: Euro

¿Hacia el irremediable rescate total?

163680 1.jpg ¿Hacia el irremediable rescate total?

Estamos viviendo un verano convulso en cuanto a noticias económicas se refiere, representadas por el incremento de la rentabilidad que ofrece nuestra deuda soberana, así como el riesgo de impago de España. Esta situación está provocando que el hito de un rescate total a la economía española haya dejado de ser un tabú habiéndose convertido en una alternativa que cada día gana más enteros.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? En contra de lo que los medios de comunicación parecen ofrecer, el mejor indicador para ver los problemas de liquidez y solvencia de un país no es la prima de riesgo.  Este indicativo marca el sobreprecio que exigen los inversores a cualquier bono con respecto al activo sin riesgo (el Bund alemán). Sin embargo, en tanto no tengamos que hacer frente a subastas de deuda estaremos ante una variable que deberemos tener en cuenta, pero que no debería ser de vital importancia.

Existe otro dato más importante que se debe tener en cuenta a la hora de realizar un análisis acerca de los problemas de financiación. Este es el que refleja la salida de capitales de nuestro país. El último dato publicado reflejaba que hasta mayo de 2012 habían salido de España 163.185,9 millones de euros. Además, sólo en el mes de mayo se habían producido salidas de capitales por más de 40.000 millones. Estos datos reflejan que los mejores inversores para un país, aquellos que compran los bonos y se quedan esperando a cobrar los cupones y recibir su principal, están comenzando a marcharse. Conviene destacar que en una crisis estos inversores son los últimos en abandonar el barco, pero cuando saltan por la borda tardan mucho en volver a embarcar. Con esto, lo que queremos decir es que nuestro Tesoro tiene un riesgo importante a la hora de afrontar vencimientos de deuda y nueva financiación. No obstante, la labor de este ente ha sido desde que se inició la crisis muy inteligente y hasta octubre, cuando se deben hacer frente a importantes vencimientos, presenta un colchón de liquidez muy importante.

Teniendo en cuenta estos datos, el coche español comienza a quedarse sin gasolina y en un contexto como el actual lleno de incertidumbre, sería conveniente entrar a repostar antes de que se quede definitivamente vacío de combustible. Con ello lo que queremos decir, es que amplíar sine die la resolución del problema y la consiguiente solicitud de ayuda al BCE es muy peligroso.

Bajo esta situación debemos ahora plantearnos las alternativas que se le presentan a España para afrontar el problema de su deuda soberana:

  • Recurrir a la ayuda del BCE y del Eurogrupo. Podría afrontarse de diferentes maneras, mediante un “rescate” parcial que complemente al bancario, o mediante el “rescate total”. Las cifras varían desde 100.000 millones adicionales hasta 400.000 que supondría el rescate total. Como puntos a favor, teniendo en cuenta la última rueda de prensa de Mario Draghi, el mercado no se le cerraría del todo a España al eliminarse el privilegio en el orden de prelación de créditos de la ayuda europea frente al resto de inversores. No obstante,  se exigirán nuevos sacrificios que podrían venir en forma de reforma constitucional que redujera el tamaño del Estado Autonómico; bajada de salarios y pensiones; y despidos de empleados públicos. Por tanto, más recesión y más desempleo. Sin embargo, si el rescate se negociara de forma hábil se podría conseguir que buena parte de este montante se dedicara a planes de crecimiento. España podría utilizar como ejemplo el fiasco que supusieron los planes para Grecia, Portugal e Irlanda. Por otra parte, el problema más grave se encuentra en cómo, cuándo y quién pondrá el dinero. Ya no estamos ante economías pequeñas, sino ante la cuarta economía de la eurozona, cuyo rescate supondrá que Italia se vea arrastrada. De esta manera, conviene que los líderes europeos, que hasta ahora no han sabido estar a la altura de los problemas, analicen bien una situación que desde luego afectará a sus países en forma de recesión.
  • Salir del euro. España podría utilizar esta alternativa, recuperar su moneda nacional devaluada y empezar a ser más competitiva. Automáticamente, la deuda soberana valdría la mitad al redenominarse a la nueva moneda. Sin embargo, la población se vería empobrecida y nuestro país debería enfrentarse al cierre de los mercados internacionales y a una recesión que podría llegar hasta los dos dígitos. Desde luego, a priori no es una buena alternativa, sin embargo conviene pensar bien si aceptar el rescate no supondrá una salida del euro en el largo plazo. Nos explicamos, si se acepta la ayuda europea, dicho préstamo será en euros y no podrá redenominarse. Por tanto, si al rescate le sigue una salida de la moneda única, dicho crédito se multiplicará por el porcentaje que suponga la devaluación. De esta manera, el rescate ya no parece tan buena idea si no estamos convenientemente seguros de que jamás abandonaremos el Euro.

Como se puede apreciar la decisión que deberá tomarse afectará no sólo a nuestra generación, sino que influirá en el desarrollo de futuras generaciones. De esta manera, un gobierno por mucha mayoría absoluta que ostente no está legitimado para decidir en solitario. Se hace necesaria una consulta a la población para que muestre su opinión sobre los pasos a seguir.

Si el Euro fracasa, Alemania será responsable

angela merkel 300x200 Si el Euro fracasa, Alemania será responsable

Así titula en su editorial el semanario Der Spiegel sobre la posibilidad de que la crisis griega provoque el fracaso de la moneda única.

En la actualidad, estamos viviendo un tiempo en el que en ciertos países europeos están triunfando partidos de extrema derecha. Estos son los casos de Finlandia y Holanda, donde los partidos que sostienen al gobierno se oponen a posiciones europeístas, y por supuesto a medidas de ayuda al país heleno. Por su parte, en Alemania la canciller Merkel lleva tiempo realizando una política de bandazos que nada beneficia al club europeo. Filtraciones a la prensa, o lanzar dudas sobre la solvencia de algún país periférico europeo no ayudan en nada al sostenimiento de la Unión Europea. Parece en cierto modo, como así denuncia la publicación alemana, que el gobierno Merkel se está centrando en una política de supuesto interés nacional.

Sin embargo, Der Spiegel concreta que Alemania está olvidando que en los tiempos que corren sea posible plantearse un escenario sin la moneda única. Vista la actuación del ejecutivo germano, parece que nos encontráramos en los años 90 inmersos en un periodo de debate acerca de la conveniencia de la moneda única. De esta manera, Merkel se olvida de que ese periodo ya pasó, y que las consecuencias de una caída del euro serían muy perjudiciales para el conjunto de la Unión Europea, y especialmente para Alemania.

La publicación alemana, sostiene que se está perdiendo una oportunidad de abanderar la recuperación manteniendo la hegemonía en Europa. Se pone como ejemplo la actuación de Estados Unidos tras la II Guerra Mundial, donde se estableció el Plan Marshall que ayudó a los países europeos en la reconstrucción tras la contienda.

En este sentido, siendo un país con unas finanzas saneadas y con una productividad envidiable, no se está actuando a la altura de lo que se esperaría de un Estado de gran tradición europeísta. No se puede sembrar dudas sobre tus socios, realizar declaraciones que ponen en tela de juicio la solvencia de países miembro de la UE, y luego querer liderar Europa. Esta actitud desleal está provocando que en Grecia se denomine a la actuación del ejecutivo alemán como Euro-Nazi.

El semanario concluye, que aún estamos a tiempo de que Europa corrija su política y se centre en salir de la crisis que afecta a su moneda. Es absolutamente necesario que se concrete una política de consenso que muestre una moneda fuerte, puesto que si el euro falla no solo se producirán efectos monetarios. Quiere decirse, que la economía europea, y en mayor lugar la alemana vería afectada mucho su credibilidad si finalmente el euro fracasa. Alemania es responsable, en tanto que lidera la Unión. Además en el caso del supuesto fracaso será la principal perjudicada.

Los Eurobonos: ventajas e inconvenientes

europa Los Eurobonos: ventajas e inconvenientes

Con la entrada del nuevo año nos encontramos ante la penultima etapa de la crisis de deuda pública en Europa. En esta ocasión, el país que se situa en el centro del huracan especulador es nuestro vecino Portugal, con las consiguientes consecuencias para España que es uno de sus principales acreedores.

En este contexto, me ha parecido interesante acercaros un instrumento financiero que saltó a la palestra con el rescate irlandes. Se trata de los Eurobonos, que pordíamos definirlos como títulos de deuda pública, colocada en un país diferente a aquel cuya moneda se utiliza como referencia en la emisión. Además tiene la particularidad de que la emisión, no está sujeta al control de cambios del país emisor ni al del país cuya moneda se utiliza.

Entre las ventajas que presenta la creación del eurobono y la consiguiente Agencia Europea de Deuda encargada de su emisión hay que reseñar las siguientes:

1.       Se lanzaría un mensaje de confianza a los mercados financieros obteniendo una moneda europea fuerte acabándose con el riesgo de desaparición del sistema de moneda única europeo.

2.       Los países atacados por la especulación del mercado verían reducido el coste de emitir deuda.

3.       Se optimizaría la regulación del mercado de deuda pública europea

Sin embargo, este instrumento no es beneficioso para todos, al menos a priori. Me explico, si se creara un mercado de bonos europeos los países más solventes verían incrementado el coste de su deuda pública. Esto es así, en tanto con el nuevo instrumento el riesgo europeo se prorratearía de forma que países como Alemania verían incrementado el coste de su financiación, y otros como Grecia o Irlanda lo verían reducido. Hay que decir, que la rentabilidad giraría en torno al 4 %. Se puede llegar a este cálculo de la siguiente forma: El bono español a 10 años cotiza en torno al 5,5%, mientras que el bono alemán en idéntico plazo se encuentra  al 3,02. Haciendo economía ficción, el eurobono situaría su rentabilidad en un 4%.

Otro de los inconvenientes es la pérdida de soberanía económica. Concretamente, un instrumento de dichas características exigiría que a la hora de pedir un crédito un Estado miembro tuviera que recibir el consentimiento de los demás, pues todos están compartiendo los riesgos. Hay que tener en cuenta, que en el Pacto de Estabilidad ya se pusieron ciertas directrices que limitaban la soberanía de los Estados al exigirse un déficit como máximo del 3 % y un porcentaje de deuda pública como máximo del 60 %. Sin embargo, la implantación del eurobono exigiría mucho más, ya que los excesos de algún Estado perjudicarían directamente al resto viendo restringidas sus necesidades de financiación y aumentado el coste de la misma.

De otro lado, hay que hacer referencia al rating que presentarían los eurobonos. Esta no es cuestión baladí, en tanto se están conjugando países solventes como Alemania con otros que han llegado a falsear su contabilidad como Grecia. A pesar de esta cuestión, parece que teniendo en cuenta el Plan de Estabilidad Financiera propuesto por la Eurozona la calificación más lógica sería AAA (la más solvente).

Como observamos, se trata de un proyecto complejo y que a pesar de sus ventajas presenta ciertas dudas. De hecho, Francia y Alemania han expresado su rechazo a la creación un mercado único de deuda europea. Sin embargo, estos países deberían tener en cuenta que quizá sea mejor pagar un precio algo mayor por la financiación. De esta manera, se evitaría pagar rescates como el griego o el irlandés.

pixel Los Eurobonos: ventajas e inconvenientes

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén