Etiqueta: Economía Española (Página 1 de 2)

Unos presupuestos irreales

montoro 0 300x200 Unos presupuestos irreales

Mucha polémica ha creado la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2016. Desde la oposición al Gobierno, se aduce que se debería haber pospuesto dicha elaboración hasta después de las elecciones generales para dar margen al nuevo gobierno.

Leer más

¿Por qué no se reduce el déficit público?

montoro 0 300x200 ¿Por qué no se reduce el déficit público?

La semana pasada conocíamos el dato del déficit del Estado español hasta agosto de 2012. De acuerdo con los datos ofrecidos por la Secretaría de Estado de Presupuestos, la cifra de déficit supera en dos décimas el nuevo límite que impuso la Unión Europea, enmarcado en el programa de estabilidad presupuestaria para reducir el déficit al 3 % en dos años.

Hasta agosto, el déficit del Estado ascendió hasta los 50.132 millones de euros (9.634 más que en el mismo periodo del año anterior), equivalentes al 4,77% del producto interior bruto (PIB) en términos de Contabilidad Nacional.Estos datos evidencian que, a pesar de los esfuerzos fiscales (reducciones drásticas del gasto público e incrementos de impuestos), España tiene sumamente complicado cumplir con el objetivo marcado a final de año.

Por ello, hoy nos preguntamos ¿por qué no se reduce el déficit? ¿Dónde reside el problema?

La respuesta la tenemos en la errónea concepción de que si, por ejemplo, el Estado tiene un desfase presupuestario de 40 unidades, reduciendo el gasto en 30 ya únicamente estaremos en 10 unidades negativas. En este razonamiento se entiende que al reducir el gasto los ingresos se van a mantener constantes, supuesto que no se cumple en el caso de las finanzas públicas.

La cuestión, por tanto, es ¿por qué reduciendo el gasto afectamos a los ingresos? Para tratar de analizarlo  tenemos que hacer referencia a la composición del Producto Interior Bruto:

Consumo + Inversión + Gasto Público + Exportaciones – Importaciones

Cada uno de estos componentes tiene una sensibilidad mayor o menor en el crecimiento económico. La variable con mayor sensibilidad es el Gasto Público, de modo que incrementos del mismo influyen en el resto de variables provocando que un incremento del Gasto Público tenga como consecuencia un aumento del crecimiento económico en una proporción mayor. Esto en economía se conoce como el multiplicador del gasto público. Lo mismo sucede con bajadas de impuestos.

Este razonamiento también se produce a la inversa. Es decir, si se reduce el gasto público, componentes como el Consumo y la Inversión se ven afectados. Por tanto, el crecimiento económico se lastra en una proporción mayor.

De esta manera, si tenemos en cuenta que nuestro sistema fiscal está muy ligado al ciclo económico (en épocas de bonanza los ingresos fiscales se disparan y en momentos de crisis se desploman) podemos entender por qué el déficit no se reduce según al razonamiento que explicábamos al principio.

Lo que queremos evidenciar con este análisis es que la política fiscal es equivocada si su objetivo es la reducción del déficit. De hecho, si continuamos así vamos a provocar que la hemorragia no se detenga. Por consiguiente, se requiere que el gobierno opte por políticas que tengan como objetivo el crecimiento económico. Consiguiendo que la economía crezca, se recuperará la recaudación y será mas factible luchar contra el déficit público. No se puede seguir concibiendo una economía de un Estado como si se tratara de un particular o una empresa. Se trata de un error provocado por el excesivo reduccionismo que evita tener en cuenta las complejidades que solo el PIB ostenta.

Del mismo modo, se hace necesario realizar una reforma fiscal en profundidad que elimine la excesiva correlación entre crecimiento y recaudación. Para conseguir este objetivo es imprescindible implementar tributos cuyo componente normativo asegure una recaudación estable. De hecho nuestro sistema fiscal, cuyo desarrollo se realizó en los años ochenta, se halla desfasado para la nueva realidad a la que se enfrenta nuestro país.

Únicamente identificando bien el problema y olvidando razonamientos reduccionistas y apresurados se podrá atajar la grave situación de nuestro país. Nuestros representantes deberían darse cuenta de que la principal dificultad es el estancamiento del crecimiento económico y no el déficit público. Este último es una consecuencia y sólo se conseguirá solventar si se ataca el problema.

¿Quién paga la subida del IRPF?

deuda ¿Quién paga la subida del IRPF?

El nuevo año nos ha traído consigo una subida de impuestos para atajar los dos puntos imprevistos que han situado el déficit público en el 8 %. El incremento fiscal ha recaído, esta vez, en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. En palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se trata de un aumento extraordinario con carácter temporal (dos años), y que se ha realizado bajo los criterios de justicia y equidad.

A continuación nos proponemos analizar a quién afecta en su mayor parte esta reforma fiscal.

Si atendemos a la teoría del IRPF, observaremos que este tributo se define como un impuesto que grava la renta universal de las personas físicas y tiene un carácter progresivo. ¿Qué significa este último aspecto? La progresividad fiscal viene determinada por la aplicación de un tipo de gravamen superior a aquellos sujetos pasivos que presenten declaraciones con rentas superiores. Veámoslo con un ejemplo:

El señor A tiene una renta de 20000 unidades monetarias  y tendrá que hacer frente al pago de un 10 % de la misma.

El señor B tiene una renta de 25000 unidades monetarias y tendrá que hacer frente al pago de un 15 % de la misma.

Como se observa, la cuota resultante a pagar aumenta más que proporcionalmente la renta de cada individuo.

No obstante, la teoría es distinta a la práctica, puesto que el IRPF no es un impuesto perfectamente progresivo. Estamos ante un tributo complejo donde existen innumerables deducciones tanto en la base imponible, como en la cuota resultante de la aplicación del tipo de gravamen. Además los rendimientos no se gravan de forma uniforme, esto es, a los rendimientos provenientes del trabajo se les aplica un grado de progresividad mucho más pronunciado, en tanto que pueden llegar a soportar tipos marginales de hasta el 56 %. Sin embargo, los rendimientos procedentes del capital (ahorro) están bonificados y se gravan con un 19 y 21 % dependiendo de si la base supera los 6000 euros. Por tanto, la progresividad está limitada.

Llegados a este punto es momento de referirnos a las estadísticas del impuesto. ¿Quién paga el IRPF? En la tabla que presentamos a continuación, se incluyen las bases imponibles de los sujetos declarantes de este tributo.

Tramos de Rend. e Imputac.

(miles de euros)

LIQUIDACIONES PARTIDA
Número

Distribución

Número

Negativo y Cero 39.404 0,21
Hasta 1,5 473.689 2,56
1,5 – 6 2.269.586 12,28
6 – 12 3.748.179 20,29
12 – 21 5.334.477 28,87
21 – 30 2.962.186 16,03
30 – 60 2.916.475 15,78
60 – 150 648.002 3,51
150 – 601 77.667 0,42
Mayor de 601 6.725 0,04
Total 18.476.390 100,00

Fuente: Agencia Tributaria 2009

Se puede observar que la distribución en los tramos más altos de renta apenas supone un 4-5 %. Quiere decirse que es un impuesto que afecta fundamentalmente a la clase media. Si atendemos a los datos de recaudación esperada con la reforma, se puede aseverar que serán los ciudadanos con rentas más bajas los que pagarán el grueso del ajuste, el 95% del total. Esto es así porque las grandes fortunas y las verdaderas rentas altas no tributan vía IRPF, sino que lo hacen a través de figuras tributarias que afectan a las personas jurídicas.

En cuanto a la reforma de la tributación de los rendimientos del capital tenemos que decir que la reforma considera rentas altas a aquellos que presentan bases liquidables del ahorro superiores a 24000 euros. En la tabla que presentamos a continuación observamos que dichos rendimientos son obtenidos por un 30 % de los contribuyentes. Por consiguiente, dos de cada tres euros de la subida fiscal serán pagados por pequeños ahorradores.

Tramos de Rend. e Imputac.

(miles de euros)

LIQUIDACIONES PARTIDA
Número

Distribución

Número

Negativo y Cero 0 0
Hasta 1,5 173 0,00
1,5 – 6 138.667 1,09
6 – 12 2.281.514 17,89
12 – 21 4.324.967 33,92
21 – 30 2.628.920 20,62
30 – 60 2.681.641 21,03
60 – 150 613.172 4,81
150 – 601 76.131 0,60
Mayor de 601 6.751 0,05
Total 12.751.936 100,00

Fuente: Agencia Tributaria 2009

Vistas las estadísticas del impuesto, es momento de analizar el concepto que justifica la subida, esto es, la equidad. En materia fiscal la equidad se divide en horizontal y vertical.  El primer concepto se refiere a que los sujetos con las mismas rentas tengan cargas tributarias semejantes. Por otro lado, el concepto vertical determina que aquellos que tengan rentas mayores deben soportar impuestos mayores. Si atendemos a las estadísticas analizadas observamos que hay individuos que se escapan a la acción del IRPF y que con toda seguridad tienen más rentas que otros que se ven obligados a pagarlo. De esta manera, la reforma fiscal no mejora un aspecto como el de la equidad vertical, puesto que las grandes fortunas seguirán tributando vía sociedad a tipos ínfimos que en algunos casos no superan el 1 %.

Antes de finalizar nuestro análisis nos ha parecido interesante comentar dos aspectos jurídicos que tienen importancia a la hora de estudiar la reforma del IRPF. En primer lugar, hay que hacer referencia a que la reforma podría vulnerar la doctrina constitucional de la reserva de ley en materia tributaria. Concretamente, la STC 221/1992 (entre otras) establece que los aspectos esenciales de los tributos tienen que ser establecidos mediante ley, es decir, se establece una reserva de ley relatva. Entre estos aspectos se incluyen los tipos de gravamen, que son los que se modifican en esta reforma extraordinaria. Podríamos concluir que la subida del IRPF bordea la doctrina constitucional y es probable que el Alto Tribunal dé un revolcón al Ejecutivo.

En segundo lugar, tenemos el aspecto confiscatorio. La Constitución Española establece que el sistema tributario en ningún caso podrá tener un afán confiscatorio. En este sentido, los Técnicos de Hacienda se han posicionado estableciendo como límite el 50 % para marcar la frontera entre recaudación y confiscación. Sin embargo, con las subidas de ciertos tramos autonómicos esta última reforma ha situado el tipo marginal máximo de gravamen en algunas autonomías en el 56 %. Estamos ante un punto controvertido y que el Gobierno debería haber tenido en cuenta a la hora de implementar su propuesta tributaria.

A lo largo de esta exposición hemos analizado que la reforma fiscal aunque a priori parece progresiva no lo es en la práctica. Estaríamos ante una reforma equitativa y progresiva si todos los sujetos pasivos estuvieran dentro del ámbito de acción del IRPF, pero las matemáticas demuestran que el ajuste recae sobre la clase media en su mayor medida. Por otra parte, la reforma plantea dos dudas jurídicas de enorme calado que el Gobierno debería haberse planteado a pesar de tratarse de un caso de extraordinaria urgencia.

El déficit tarifario eléctrico a examen

placa solar 300x200 El déficit tarifario eléctrico a examen

Cada año nos amenazan con subirnos la tarifa de la luz debido al recurrente déficit tarifario, pero la mayoría de los consumidores no saben lo qué es y porqué se ha generado. A continuación, vamos a tratar de analizar en qué consiste y cómo funciona el mercado eléctrico.

En primer lugar, tenemos que comenzar explicando los agentes que intervienen en el mercado eléctrico hasta que la energía llega a los domicilios de los consumidores finales.

Por un lado, están los generadores de energía eléctrica. Se trata de las compañías Iberdrola, Endesa, Fenosa Gas Natural e Hidrocantábrico. Son los entes que producen la electricidad por los distintos medios existentes, esto es centrales nucleares, de ciclo combinado, térmicas, hidráulicas y renovables. Una vez producida la energía, el encargado de canalizarla es Red Eléctrica de España y finalmente las mismas empresas productoras son las comercializadoras que ofrecen la electricidad a los hogares e industrias.

Por otro lado, hay que hacer referencia a OMEL. Esta empresa es el operador de mercado, es decir, será el ente donde oferentes y demandantes de energía lleguen al precio de equilibrio. ¿Cómo se fija dicho precio? Hay que decir, que existen peculiaridades debido precisamente a ciertos caracteres de los productores de energía. Me explico, imaginemos una central nuclear que tiene energía y necesita colocarla. Como su ciclo productivo no se para estará dispuesta a vender a cualquier precio incluso a cero, convirtiéndose en precio aceptante. Otros productores, están en una situación más ventajosa por lo que podrán vender a precios más elevados. Podríamos pensar que cada uno va a vender a un precio, pero no es así, una vez encontrado el precio de equilibrio total cada productor cobrará el mismo, aunque ofreciera la energía a cero, o por encima del equilibrio.

Ya sabemos cómo se fija el precio de la energía, pero ¿Es este el total de nuestra factura? La respuesta es negativa, representa en torno a la mitad del precio, ya que tenemos que añadir los costes de distribución, transporte, de los equipos de medida, y por supuesto los impuestos.

Tenemos el total de la factura, sin embargo ¿Es lo que pagamos? Hay que tener en cuenta, que el 70 % de la población tiene la factura regulada, es decir el precio es fijado por el gobierno y es inferior al coste de la energía. Significa por tanto, que estamos pagando la electricidad por debajo del coste de producirla y estamos generando una deuda a favor de las compañías eléctricas. Es aquí donde aparece el déficit tarifario. Concretamente, en 2009 ascendió a 20000 millones de euros que tarde o temprano tendremos que pagar.

Visto este déficit, que parece que efectivamente existe, deberíamos preguntarnos cómo subsisten las compañías que incluso mejoran beneficios cada año y se dedican a expandirse por el resto del mundo. Aquí entra otro factor, los Costes de Transición a la Competencia. Con la liberalización del mercado eléctrico se acabó con el monopolio de las compañías, y para no paliar esta pérdida de posición dominante el Estado estableció una compensación. Esta compensación no se ha controlado, esto es puede haberse producido un pago por encima de lo que correspondería. Finalmente, en 2006 lejos de auditar como se repartieron las compensaciones directamente se eliminaron.

Observamos por tanto, que existen dos variables contrapuestas. Por un lado, existe un déficit tarifario que cada día es mayor debido a que el gobierno tiene intervenida la tarifa y pagamos un precio por debajo del coste. Por otro lado, las compañías han recibido una compensación que a día de hoy no sabemos si les correspondía o no. Mientras tanto, los afectados son los consumidores que deberán hacer frente a un déficit que se ha ido generando y que si se hubiera tenido en cuenta no supondría un incremento tan elevado de la factura como significará cuando se tenga que hacer frente.

El comercio online alcanza cifras récord

1232959403el comercio online El comercio online alcanza cifras récord

De acuerdo con los datos ofrecidos por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, por primera vez en nuestro país se superan los 1500 millones de euros en ventas a través de Internet en un trimestre. Estos datos suponen que el comercio electrónico se incremente en un 13 % en comparación con el mismo periodo de 2008.

Estos datos suponen la confirmación de la recuperación de este sector, iniciada en el segudo trimestre tras tres datos no tan positivos. Conviene también hacer referencia al número de transacciones que superó los 18 millones y supone un nuevo hito.

En cuanto a los sectores, hay que decir que el sector turístico es el que marca la batuta al acaparar más del 40 % de la facturación. A continuación aparece el marketing directo, los juegos online y las apuestas.

Por su parte, los consumidores prefieren en un 55% webs españolas, lo que representa en torno a unos 825 millones de euros. Esta cifra se amplía al 88% si nos referimos a la UE en su conjunto. Lejos de estos datos se encuentran las compras en Estados Unidos, donde los consumidores apenas gastan 6 de cada 100 euros emplados en comercio electrónico

Hemos dicho que aumentan las compras, sin embargo las ventas se reducen un 22 %. El principal cliente sigue siendo la EU que representa un 76.8% del total. Este dato, dado el contexto de crisis es digno de reflexión. De hecho, ya lanzamos hace tiempo el mensaje de que en tiempos de crisis se hace necesario ser imaginativos y ampliar posibilidades de mercado. Sin embargo, las empresas españolas no destacan por su presencia en internet; y las que la tienen presentan webs estáticas con lo cual no se aprovechan las posibilidades que el mercado de internet ofrece.

Quizá sería mejor que en lugar de buscar culpables de la recesión cada cual se pusiera manos a la obra y aprovechara las oportunidades que se le presentan sacando partido a nuevos mercados y logrando colocar productos donde hoy por hoy no se llega. Igual de esta manera se mejora la rentabilidad….

España, el 15º país europeo en comercio electrónico

Superan a España otros países como Islandia (32%); Irlanda (30%), Austria (28%); Francia (28%); Malta (16%) y Bélgica (14%).

 España, el 15º país europeo en comercio electrónico

Recientemente, la Fundación Telefónica publicó un estudio sobre el comercio electrónico que refleja que, mientras países como el Reino Unido y Dinamarca el porcentaje de usuarios que realizaron compras por Internet en los últimos tres meses rondaron el 50%, en España este porcentaje se reduce hasta el 13 por ciento. Por delante de nuestro país se encuentran Noruega (46%); Holanda (43%); Alemania (42%); Suecia (38%); Luxemburgo (36%) y Finlandia (33%).

También superan a España otros países como Islandia (32%); Irlanda (30%), Austria (28%); Francia (28%); Malta (16%) y Bélgica (14%).

En cuanto a la distribución del volumen de negocio del comercio electrónico desde el exterior con España por áreas geográficas, los países europeos acaparan el 88,2%, seguido de Estados Unidos con el 6,6%, América Latina (3%), países del Oriente Medio y África (2,7%) y los países del pacífico asiático (1,6%).

Casi la mitad de las compras online se producen en sitios web extranjeros lo que lleva a un saldo neto con el exterior en una cifra negativa de 441,5 millones de euros.

Sobre la distribución del volumen de negocio del comercio electrónico internacional desde España con el exterior, el sector de los juegos de azar acapara un 11%, seguido del transporte aéreo (10,5%), servicios legales, contabilidad y gestión (8,4%); el marketing directo (6,7%); agencias de viajes y operadores turísticos (5,8%), ordenadores y programas informáticos (4,9%), hoteles, apartamentos y camping (2,6%); publicidad (2,4%), teléfonos públicos y tarjetas telefónicas (2,1%).

Los mayores los que más compran

El gasto medio depende de la edad del comprador, registrándose un mayor gasto entre los usuarios de mayor edad (excepto los mayores de 65 años). En cuanto al género, las mujeres durante este año superan a los hombres en cuantía de compras.

Así, por edades el mayor gasto se registra en la horquilla de edad que oscila entre los 50 y los 64 años con una media de 843 euros, seguido de los de entre 35 y 49 años que se gastan de media 689,7 euros. Los internautas entre 25 y 34 años se vienen gastando del orden de 496,7 euros y de 15 a 24 años unos 376,5. El gasto en los de más de 65 años ronda los 354 euros.

Por sexos, las mujeres gastan unos 603 euros, una cifra ligeramente inferior a los 573 de media de los varones.

Apreciamos por tanto, que España como en otras tantas cosas ocupa el furgón de cola en el comercio electrónico. En épocas de crisis, donde la innovación y el ingenio se exigen más que nunca habría que recordarle a las empresas españolas esta modalidad, la cual puede ser fuente de ingresos importantes, ya que permite el acceso a nuevos mercados de manera más fácil y sencilla. De igual modo, los consumidores deberían dejar a un lado sus prejuicios que los llevan a desconfiar de esta modalidad de comercio, mientras que cuando acuden a un restaurante no ponen reparos a que el camarero se lleve su tarjeta de crédito para cargarles Dios sabe que cosas.

Sirva como reflexión esta noticia, para empezar este nuevo año 2010 donde si realmente queremos salir de la crisis quizá haya que ponerse las pilas por una vez.

Feliz 2010 a todos,

Vía Cadenaser.com


La deuda de Endesa crece un 38% y la de Iberdrola se estabiliza

En el tercer trimestre de 2009

La eléctrica española Endesa, propiedad de la italiana Enel, ha visto incrementada su deuda financiera neta en un 38% desde diciembre de 2008 a septiembre de este año. Por su parte, Iberdrola, se estabiliza con un aumento del 1,10% en el mismo periodo, según datos de las propias empresas.

Tras conocer los datos del tercer trimestre de este año, la deuda de Endesa ha experimentado un crecimiento de 5.315 millones de euros respecto diciembre de 2008. Esto supone que la empresa cuenta con 19.318 millones de deuda, un 38% más desde diciembre de 2008 a septiembre de este año.

Iberdrola, la principal empresa española en el sector, en cambio, se ha estabilizado con un aumento del 1,10% de diciembre de 2008 a septiembre de 2009 en su deuda financiera neta, ascendiendo a la cifra de deuda de 29.651 millones de euros (incluyendo el déficit de tarifa). Una cifra prácticamente al mismo nivel que en junio. A finales de 2008, Iberdrola tenía una deuda financiera neta de 28.363 millones de euros. La eléctrica quiere mantener su compromiso de reducir este endeudamiento hasta los 26.000 millones de euros antes de que acabe el año.

La planta de Figueruelas confía en que GM reduzca los 900 despidos

 La planta de Figueruelas confía en que GM reduzca los 900 despidosTras la ruptura del acuerdo de General Motors con Magna para la venta de Opel, el gigante estadounidense ha anunciado su intención de suprimir unos 10.000 empleos en Opel, en la que trabajan 50.000 personas en toda Europa. De momento, se desconoce cuántos de ellos son españoles. General Motors ha justificado su rechazo a vender Opel en que ahora dispone de dinero suficiente para mantener esa pieza en su estructura manufacturera global. La decisión de no vender, tras meses de duras negociaciones ha causado una fuerte indignación en los países europeos que tienen establecimientos de la marca y en la propia Comisión Europea, que ha exigido al gigante de Detroit un plan de futuro sólido y que garantice el empelo. Los protagonistas españoles de Opel no ven con malos ojos que General Motors (GM) haya decidido no vender el 55% de su filial europea al consorcio formado por la compañía austriaco-canadiense Magna y al banco ruso Sberbank. Los sindicatos y la Administración confían en que la multinacional estadounidense mantenga el compromiso de despedir solo a 900 trabajadores en Aragón o incluso menos dentro del plan global de 10.000 rescisiones en las 10 plantas de Europa. Está decisión se convierte de vital importancia para la economía española, ya que el sector del automóvil es uno de los pilares fundamentales para la economía española y ha sido una pieza clave para el desarrollo industrial español. Este sector representa un 6% del Producto Interior Bruto del país, y genera una cantidad de puestos de trabajo (directos e indirectos) que ronda los dos millones. España es el tercer productor europeo de automóviles, el quinto mayor fabricante de vehículos comerciales del mundo y el primero de Europa en vehículos comerciales ligeros con una producción total de casi 3 millones de vehículos producidos en el último año. El mercado interior en 2008 ha mostrado una gran debilidad en línea con la desconfianza del consumidor, el continuo aumento del desempleo y la falta de crédito. La evolución de la exportación también ha sido negativa, provocando todo ello un fuerte recorte en la facturación del sector, pasando del 7,4% de crecimiento en el año 2007 al descenso del 25,8% en 2008. Por otro lado, la escasa demanda interior generada y la gran competencia del mercado han repercutido sobre los precios, dando lugar a una contracción de los resultados del sector, con pérdidas superiores a los 300 millones de euros y una rentabilidad en negativo del 1% en el ratio beneficios/facturación. Sin embargo, hay que destacar la recuperación en los niveles de inversión que descendieron fuertemente en 2007 y que en 2008 han conseguido remontarse por encima de los 1.600 millones de euros, lo que demuestra la alta confianza de las casas matrices en nuestras factorías. Cabe destacar que aunque en 2008 el número de vehículos que han salido de nuestras fronteras ha descendido con respecto al año anterior, su peso sobre la producción española pasó del 82,7 en 2007 al 85,8% en 2008, lo que da una idea de la creciente dependencia de nuestra industria fabricante de vehículos de la evolución de los principales mercados en el exterior, en especial de los europeos. España se encuentra a la cabeza del ránking de caídas en mercados con más volumen de matriculaciones, con un descenso del -28,1%, seguido de Italia (-13,4%), Reino Unido (-11,3%). Alemania (-1,8%) y Francia (0,7%). Para paliar la grave situación del sector del automóvil en España el gobierno puso en marcha en mayo pasado el Plan 2000E, que tenía la intención de incentivar este año las compras de vehículos y que ahora se complementa con una prórroga a 2010 y un aumento de la dotación para lo que queda de 2009. Esta ampliación, anunciada por el ministro de Industria Miguel Sebastián, consiste en una dotación de 40 millones de euros para que otros 80.000 vehículos más se beneficien este año y el próximo del plan 2000E. Este plan es un programa de ayudas directas del Estado español a la compra de automóviles con el objetivo de mantener el empleo en el sector y estimular la sustitución de vehículos antiguos por otros menos contaminantes. El 2000E es la cuarta generación de medidas de este tipo que tiene sus antecedentes en el Plan Renove de 1994, el Prever de 2004 y el Vive de 2007. La industria del automóvil es una industria global, compleja, oligopolística y la más importante del mundo en términos económicos y de creación de riqueza. Supone el 10% en el PIB de Europa Occidental y genera 10 millones de empleos directos e indirectos.

El comercio electrónico realentiza su crecimiento

 El comercio electrónico realentiza su crecimientoSegún datos publicados por la Comisión del Mercado de la Telecomunicaciones el comercio electrónico se realentiza en España. Concretamente, su ritmo de crecimiento hasta el 3,9% en el primer trimestre de 2009, un porcentaje sensiblemente inferior al de trimestres anteriores.

El volumén de trasacciones que se efectuaron a través de este medio telemático fue de 1239.2 millones de euros. En el mismo periodo durante 2008 la cifra fue de 1192.9 millones.

Otros datos significativos publicados por la CMT son que el el número de transacciones se mantuvo en 15,1 millones, se trata del mismo dato que en el primer trimestre del año anterior.

Las ramas de actividad que presentan una mayor ponderación son:

El transporte aéreo con 129 millones de euros. Sin embargo, registró una caída del 37 % en comparación con el mismo trimestre de 2008.

Las agencias de viajes facturaron 122 millones de euros, un 5 % menos que un año antes.

El marketing directo ocupa el tercer puesto con 109 millones de euros, se trata de un 56 % más.

Por otra parte, las compras online en paginas extranjeras representaron el 49.6 % del total. Los principales destinos de las compras fueron la Unión Europea y Estados Unidos confirmándose la tendencia de ejercicios anteriores.

También cabe destacar que las empresas españolas facturarón 624.6 millones de euros.

Estos datos son fiel reflejo de la situación de crisis actual que acecha a todos los mercados sin excepción. No obstante, a pesar de la que está callendo podemos observar que este sector capea la crisis con cierta facilidad, pues cuando otros sectores de la economía se ven ahogados e incurren en pérdidas este aunque se desacelera conserva un cierto crecimiento.

Los problemas del mercado de trabajo español.

 Los problemas del mercado de trabajo español.

El último dato del paro dejaba la holgada cifra de desempleados en torno a 3.600.000. Como sabemos, este es uno de los principales problemas endémicos de la economía española, y es que, cuando nuestro país deja de crecer a tasas superiores al 3 %, se destruye empleo. A continuación, nos proponemos analizar los problemas que presenta el mercado de trabajo español; asimismo intentaremos lanzar alguna propuesta que ayude a mejorar los datos.

El mercado de trabajo español se caracteriza por los siguientes problemas:

· Baja tasa de productividad. Los datos son realmente graves. España se sitúa a la cola de los países de la OCDE sobre lo que se refiere a tasas de productividad. Además, dicha tasa es 20 puntos menor que la media europea. ¿Qué implican dichos datos? Cuando el contexto económico es positivo, tener tasas de productividad bajas se puede suplir con otros factores; sin embargo, en un entorno de recesión la productividad es vital para evitar que se destruya empleo; con tasas altas conseguiremos ser más eficientes reducir costes y lograremos evitar pérdidas de empleo.

· Poca movilidad laboral. La tendencia sociológica de nuestro país hace que los españoles tengamos una cultura de la propiedad de inmuebles muy arraigada. Hablando en román paladino, si no tienes una casa en propiedad no eres nadie. Esto, parece tener poca relación con el mercado de trabajo, sin embargo, tiene una implicación importante. Me explico: al existir dicha cultura de la propiedad, la mano de obra española tiende a permanecer indefinidamente en el lugar donde fija su residencia. Esto a priori, ni es malo ni es bueno, sería indiferente. Sin embargo, si crece el desempleo, se convierte en una variable muy a tener en cuenta, ya que los individuos no estarán dispuestos a desplazarse para obtener empleos nuevos puesto que, tienen que hacer frente a sus hipotecas. Ahora vemos que lo que parecía no tener relación con la tasa de paro es una variable que puede provocar que esta aumente, esto es, si es difícil deshacerse del inmueble la tasa de paro temporal puede desembocar en una tasa de paro elevada a largo plazo, que verdaderamente traiga graves consecuencias.

· Baja competitividad. Las empresas españolas tienen un problema de competitividad, puesto que históricamente nuestra tasa de inflación es en torno a un punto porcentual más elevada que la media europea. ¿Qué implica esto? Que nuestros productos son relativamente más caros. Hasta la entrada del euro, esta baja competitividad se solventaba devaluando la moneda, pero ahora no es posible. Por tanto, la baja competitividad en tiempos de crisis provoca que nuestras empresas reduzcan más rápidamente sus beneficios y tengan que prescindir de puestos de trabajo.

· Escasa formación. Un amplio sector del mercado de trabajo tiene una formación escasa. ¿Qué consecuencia tiene esta característica? A la hora de prescindir de mano de obra, los primeros afectados son aquellos individuos con menos formación. PAsí pues, si nuestro mercado de trabajo se caracteriza por tener un alto porcentaje de mano de obra no cualificada el problema del desempleo se agrava aún más.

· El papel de los sindicatos. En nuestro país el modelo de negociación colectiva es intermedio. Es decir, ni está muy regulado (países escandinavos) ni está liberalizado (USA). Ello provoca ineficiencias unidas al papel poco colaborador de los sindicatos. Hace unas semanas el nuevo máximo dirigente de CCOO reclamaba subidas salariales del 2 %. Con una economía al borde de la recesión, con tasas de productividad irrisorias y con más de tres millones y medio de parados, no parece la propuesta que más ayude a los trabajadores.

Vamos a analizar con más detalle el papel de estas organizaciones. Si estudiamos el mercado de trabajo nos daremos cuenta que dado el modelo de negociación colectiva el sindicato actúa como monosopnista (único demandante de trabajo) ¿Qué implicación tiene esto? Pues bien, que puede fijar el nivel de empleo o los salarios, pero no ambas variables a la vez. Por tanto, pretender subidas de salario que no vayan unidas a un incremento de la productividad únicamente provocarán descensos en la mano de obra contratada. ¿Están por tanto, ayudando a los trabajadores?

Con anterioridad, hemos visto a grandes rasgos algunos de los principales problemas del mercado de trabajo de nuestro país, es por tanto, momento de aportar soluciones.

En primer lugar, lo principal es asignar los recursos de los que dispone el Estado de manera eficiente. Hoy hemos conocido que se pretende aumentar el tiempo del subsidio de desempleo. Esto va a provocar un incremento importante del gasto público. Por tanto, es vital realizarlo sin precipitarse. Efectivamente, el gobierno tiene que ocuparse de los desempleados, pero más eficiente que prolongar el subsidio, sería destinar estos recursos a formar a los trabajadores para que se puedan incorporar a otros sectores productivos lo antes posible. Es decir, se trata de evitar que el subsidio de desempleo suponga un desincentivo a la búsqueda de trabajo.

Otro tipo de medida relacionada con esta última es controlar el gasto público. Me refiero en este caso al Plan Zapatero de 70000 millones de euros. En este sentido, se han creado 60000 empleos, que sin embargo, no dejan de ser temporales y no salvan la situación. Además, en muchos casos, se destinan a obras de escasa necesidad. Sin ir más lejos, os hablo de mi localidad. En ella se están construyendo 6 rotondas ¿Todas necesarias? Permitidme que lo dude. Lo que quiero decir con ello es que esos 70000 millones de euros podrían destinarse a la formación de nuestros trabajadores, para lograr que sean más productivos. ¿Se imaginan una inyección de ese calado en el sistema educativo? Alguien puede pensar, sí, pero se ha creado empleo; y tiene razón ¿pero a qué precio? Y lo que es más importante ¿Se solventa el problema, o simplemente se retrasa?

Nuestra propuesta va encaminada a transformar el mercado laboral dotándolo de una mayor flexibilidad. Para ello, es importante cambiar el modelo de negociación colectiva (más regulado o más liberal). Esto ha tenido buen resultado en otros países, que dada la crisis actual no destruyen tanto empleo. De otro parte, aumentar la inversión en capital humano y en investigación y desarrollo. De esa manera lograremos ser más productivos y que el mercado laboral sea más solido.

Por otro lado, lograr que los sindicatos adopten una política de moderación salarial que al menos ayude a mantener el nivel de empleo.

Quizá las medidas que propongo son más a largo plazo, y, probablemente hubieran sido más fáciles de adoptar en un contexto de bonanza económica. De todas maneras, de nada sirve la precipitación, pues ella desemboca en una pérdida de recursos y muchas veces retrasa o engorda el problema.

pixel Los problemas del mercado de trabajo español.

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén