EcoFinancial

Economía y Finanzas desde el Corazón de la Mancha

Etiqueta: Castilla la Mancha

Falsos mitos en la gestión sanitaria

NAC1006 Falsos mitos en la gestión sanitaria

La presentación de los últimos datos del déficit de las comunidades autónomas ha supuesto en Castilla la Mancha un recorte presupuestario de 350 millones de euros. Este viene a unirse al que conocimos en verano y que superaba los 1800 millones. Entre las partidas afectadas, destaca el recorte al salario de los funcionarios que verán reducidas sus rentas un 3% o la finalización del programa de gratuidad de los libros de texto. De igual modo, algunos hospitales van a pasar a ser gestionados por la empresa privada. Es este punto el que nos proponemos analizar en este artículo.

Para ello vamos a preguntarnos si la gestión privada de ciertos servicios públicos supone un ahorro presupuestario, o si por el contrario va a traer consigo un descenso de la calidad y un ahorro que en términos generales no va a compensar dicha pérdida.

Con la gestión privada de un servicio público se busca que agentes privados adelanten la financiación en momentos donde la administración no es capaz de soportar el gasto que conlleva dicha prestación. Aparentemente, el ciudadano no va a ser perjudicado ya que recibirá la asistencia solicitada en términos similares a cuando era la propia administración la encargada de prestar la atención. Este modelo es original de los años 80 donde la primera ministra Margaret Thatcher introdujo esta fórmula para financiar la sanidad en el Reino Unido.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y la experiencia lo ha demostrado. Cuando se privatiza la gestión de un servicio público en la práctica hay que pagar más, puesto que el agente privado no se va a conformar con cubrir el coste del servicio, sino que pretenderá obtener un beneficio que le compense su inversión. Como observamos, se va a producir un encarecimiento del servicio a menos que se produzca una reducción de costes. Imaginemos el caso de la sanidad, una empresa privada huirá de los enfermos más costosos y preferirá aquellos tratamientos y pacientes que le ayuden a ser más rentable. Otra alternativa sería emplear personal menos cualificado que percibiera menos rentas. El resultado observado siempre es el mismo, se pierde calidad y se encarece el servicio.

Ante este razonamiento, los defensores del modelo de gestión privada suelen recurrir al argumento de que la competencia solventará el incremento del coste. Sin embargo, la competencia no va a ser perfecta, ya que se limitará al concurso celebrado por la administración. El resultado, como el modelo inglés demostró, es que en el largo plazo el coste para la administración pública es mucho mayor.

Llegados a este punto, deberíamos preguntarnos ¿Cuál es el verdadero objetivo de la introducción de una medida como este si lo que se pretende es ahorrar? ¿No estaríamos en realidad posponiendo el problema, y provocando que a la larga el coste de la prestación sea mayor? No obstante, con una situación financiera delicada es necesario plantear medidas que ayuden a superar las dificultades, pero la gestión privada es un clamoroso error.

¿Cuáles son las alternativas a la gestión privada? En primer lugar podemos referirnos a una gestión pública donde se mejore la eficiencia del gasto y el incremento de los ingresos. Por el lado del gasto, hay que mencionar que el sistema sanitario de nuestro país es uno de los que menos proporción de su PIB gasta comparado con el resto de la Unión Europea. Concretamente, España dedica a la Sanidad un 9,7 % del PIB, cuando países como Alemania o Estados Unidos dedican un 12 y un 17,4 % respectivamente. Esto se traduce en que nuestro sistema es eficiente, y así lo reflejan datos como la esperanza de vida o tasas de vacunación infantil o en trasplantes. Gracias a los sistemas de prevención, la mortalidad por cáncer de mama, por ejemplo, es casi un 24% inferior a la media de la UE. Con todo, el sistema puede mejorar y medidas como la centralización de las compras donde se aprovechen economías de escala pueden ayudar a ahorrar. Del mismo modo, otras medidas como los medicamentos unidosis ayudarían a mejorar la eficiencia del sistema. Por otra parte, en cuanto a los ingresos se hace necesario que las Comunidades Autónomas presupuesten el coste real de los servicios, no como hasta ahora donde la elaboración presupuestaria no recoge el montante completo. Además, si como en Castilla La Mancha existen dificultades de financiación, se puede recurrir a incrementar ciertos tributos que ayuden a sufragar los gastos de este servicio. Una medida interesante fue la aportada por el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba, que abogaba por incrementar los tributos de tabaco y alcohol para sostener el sistema. Ya comentamos en estas páginas que la propuesta parecía interesante y que ayudaría a solventar externalidades negativas. Sin embargo, deberían concretarse las cantidades que se podrían recaudar mediante este método para determinar si son suficientes. Tampoco debemos olvidar que se hace necesario acabar con la deducción por seguros privados de salud, ese dinero que deja de recaudar el Estado puede ser dedicado a la financiación sanitaria.

Por otro lado, tenemos la posibilidad de introducir el  copago. Esta propuesta se ha convertido en un tema tabú, pero puede ayudar a mejorar a la financiación y  los resultados del sistema. Se trataría de que los pacientes pagaran una parte del servicio cuando utilizaran ciertas consultas médicas. No obstante, esta medida presenta un problema y es que el ciudadano podría tener la impresión de estar pagando dos veces por lo mismo, ya que el sistema se sufraga con sus impuestos. De igual modo, ciertos colectivos, como los ancianos, podrían dejar de acudir a las consultas médicas para no aportar la tasa correspondiente. Desde luego, no es la mejor de las posibilidades, pero en todo caso es preferible a la gestión privada si lo que pretendemos es mejorar los costes y mantener la calidad del servicio.

Vistas las opciones, parece que la medida aprobada por la presidenta de Castilla la Mancha, la señora Cospedal, no es la más acertada. De hecho, puede conseguir un objetivo distinto al que busca, porque como hemos comentado la gestión privada en el largo plazo supone un coste mayor.

Los recortes de Cospedal

deuda Los recortes de Cospedal

La presidenta de Castilla la Mancha, María Dolores de Cospedal ha anunciado bajo el título de Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos un drástico recorte del gasto público en la comunidad manchega. En este plan se reúnen medidas para reducir el déficit manchego –6,47%–, que supondrán un recorte del 20% en el presupuesto de esta comunidad. El objetivo es ahorrar 1.815 millones de euros en lo que queda del 2011 y en el 2012.

En la conferencia de prensa, se subrayaron los aspectos de más fácil digestión:  los recortes relativos a gastos de representación, coches oficiales, televisión… E insistió en que su objetivo es crear empleo, proteger los derechos sociales y defender los servicios públicos. Sin embargo, existen otros aspectos más controvertidos que son dignos de análisis y que han llevado a la oposición a denunciar que el plan supondrá la pérdida de 15000 puestos de trabajo.

Los recortes que más contestación van a suponer son los relativos a Sanidad y Educación que esbozamos a continuación:

Medidas que mejorarán la productividad de personal sanitario (del personal estatutario) con las que se pretende ahorrar 111 millones de euros. Destacan:

La congelación temporal de la oferta pública de empleo en todos los sectores durante el año 2012.

La prohibición de la contratación de personal temporal.

El control de los pagos adicionales sobre los complementos de productividad por cumplimiento de objetivos.

La racionalización de personal directivo adscrito a las Gerencias del Servicio Público de Salud (SESCAM).

En este sentido, lo más preocupante es la prohibición de la contratación temporal. Esta medida, puede suponer un bloqueo en el correcto funcionamiento de las dependencias sanitarias sobre todo en épocas estivales. En estos periodos del año, gran parte del personal toma vacaciones y es sustituido por trabajadores temporales. Sin embargo, con esta prohibición durante los meses de verano los hospitales se encontrarán con una escasez importante de personal. De igual modo, aspectos como las bajas por maternidad y por enfermedad pueden agravar dicha situación.

La presidenta de Castilla la Mancha se equivoca al intentar racionalizar el gasto en la sanidad por la vía del personal. Precisamente, el mayor activo de la Sanidad son sus excelentes profesionales a los que deberíamos facilitar unas mejores condiciones de trabajo. Además la principal partida es el gasto en medicamentos donde se deberían establecer medidas de ajuste. Me explico, cuando a un paciente se le establece un tratamiento no se le facilitan medicamentos para el tiempo que dura el mismo, sino que los medicamentos vienen empaquetados de forma que sobran unidades. Una medida que ayudaría a mejorar la eficiencia y a recortar el gasto improductivo en sanidad es precisamente esta.

Medidas que mejorarán la productividad de profesores. Se busca ahorrar 46 millones de euros y el ejemplo es la modificación de la compensación de trabajo. Medidas adicionales de eficiencia  que ahorrarán 137 millones de euros e incluyen medidas como las siguientes:

Incrementar los horarios en clase de los profesores de secundario de 18 a 20 horas y de los profesores de infantil y de primaria de 23 a 25 horas, permitiendo así la reducción de profesores temporales.

Reduciendo los centros de profesores y sus recursos (CEP Y CRAER) de 33 centros actuales a 1, ahorrando 28 millones de euros.

Cambios en sus regímenes de vacaciones.

La supresión del derecho al año sabático para los profesores con 12 años de antigüedad.

La supresión de la oficina de evaluación de Alcázar de San Juan y la asunción de sus funciones por parte de la consejería de educación.

La supresión del 75% de los puestos de Asesores de la Consejería de Educación, que volverán a ejercer labores de docencia.

En primer lugar, considerar la educación como un gasto y no como una inversión es un error grave. Cuando se realiza un presupuesto en educación se está invirtiendo en la formación de las generaciones futuras y en consecuencia en la riqueza del país o región en este caso.

Por otra parte, la presidenta vuelve a caer en la misma equivocación que en  materia sanitaria. No se puede enfrentar a los profesores y maestros con la opinión pública denunciando que trabajan 20 horas cuando el resto de la población lo hace durante 40. Nadie se puede creer que el trabajo del profesorado se limita a las horas que imparten clase. Eso sería como si consideráramos que los periodistas solo trabajan cuando salen en antena. De esta manera, incrementar su carga laboral sin mejorar los medios es un desacierto. El presupuesto en educación nunca es suficiente, y menos en un periodo de crisis económica. En todo caso, se puede emplear el presupuesto de una forma más eficiente, pero nunca reducirlo. Además acabar con la gratuidad de los libros con la tasa de desempleo de la actualidad es dejar en la estacada a muchas familias con recursos escasos.

Vistas estas dos partidas, es momento de hacer mención a la supresión de ciertos organismos autónomos. Me voy a centrar en la eliminación del IVICAM. Este instituto del vino ha desempeñado durante años una excelente labor que ha llevado a situar a Castilla la Mancha en el mapa del sector vitivinícola. Hasta hace años, el mayor viñedo de Europa no era competitivo, y nuestra uva iba destinada a otras zonas de España, o lo que es peor realizábamos productos de escasa calidad.

Eliminar este organismo es atacar a la principal industria manchega. Es nuestra principal baza para competir, y sobre todo para crear empleo. En todo caso, lo grave no es la eliminación del instituto, sino saber que va a ocurrir con la política referente a este sector. Sería conveniente que la Presidenta siguiera apoyando al sector y facilitando su salida a mercados exteriores. No obstante, medidas como la eliminación de la oficina en Bruselas, donde es necesario llevar a cabo una buena política de presión que asegure nuestros intereses, no ayudan tampoco a apoyar a esta industria.

Para concluir, hay que decir que Castilla la Mancha necesita de un recorte presupuestario que ayude a controlar la cifra de déficit. Sin embargo, este recorte no puede ser a cualquier precio, ni de cualquier manera. De igual modo, se puede intentar mejorar el equilibrio presupuestario por la vía de los ingresos.  En Castilla-La Mancha se ha disparado el déficit y también la calidad de vida. Lo saben los manchegos de nacimiento y también los muchos de adopción que, trabajando en Madrid, se han domiciliado en la comunidad manchega. Si explicamos la situación a la población de una forma clara, seguro que están dispuestos a realizar un esfuerzo si se mantienen su cuotas de bienestar

La escasa viabilidad de CCM tras su intervención

 La escasa viabilidad de CCM tras su intervenciónEl pasado martes el director general del grupo Xavier Alkorta repasaba la situación de la caja aseverando que “hay más de una caja interesada” en la fusión con CCM. Entre estas entidades estarían Ibercaja y Cajasol como principales interesadas.

Sin embargo, a pesar de las palabras del director general la situación del grupo es complicada por sus escasas posibilidades de viabilidad.

Actualmente, el banco suizo UBS está trabajando como asesor de la entidad para encontrar nuevas opciones de negocio de la caja castellano-manchega, un documento en el que se trazarán las alternativas de la caja y que estará listo en septiembre.

Por otra parte, el nuevo consejo de administración de la caja ha puesto en marcha el cierre de 42 oficinas. Según informa el diario Expansión, el banco de inversión ha planteado que se tome en consideración «una cesión global de activos y pasivos de la caja». Esta posibilidad abriría la vía para que un banco se hiciese con el negocio de la entidad, aunque tuviese que dejar de actuar bajo la marca caja de ahorros.

Sin embargo, la compleja regulación de las cajas de ahorro no ayuda al futuro de la caja, pues si se tratara de un banco, otro de mayor solvencia podría comprarlo y quedarse con sus activos de manera más fáctible; como hemos comprobado, en los casos de Lehman Brothers o Sovereing.

Hay que decir que la opción del cierre de oficinas no gusta a la patronal de cajas (CECA) que aboga por una subasta de activos en la que sólo pudieran intervenir dichas entidades. Esta opción no tiene el visto bueno ni de la Junta de Castilla la Mancha ni del PP regional.

Tampoco parece factible un proceso de liquidación ni la actividad independiente de la entidad. Hay que tener en cuenta que, n 2008, la entidad registró unas pérdidas de 740 millones de euros. Para elevar su ratio de solvencia (Tier 1) por encima de los mínimos regulatorios (en el 8%), el Fondo de Garantía de Depósitos tuvo que suscribir íntegramente una emisión de participaciones preferentes de la caja por valor de 1.300 millones de euros.

La situación como apreciamos no es nada optimista, y la solución más satisfactoria pasaría por una fusión con otra entidad, o su reconversión para que pudiera ser adquirida por uno de los grandes bancos. Sin embargo, como se observa los intereses políticos en juego dificultan la mejor de las decisiones en torno a la caja, pues el PSOE no tolerará que la situación se presente como una quiebra de una caja en un territorio donde ellos gobiernan, y por su parte el PP intentará sacar rédito político a toda costa de un problema en el que los trabajadores y los impositores se ven afectados.

De otro lado, lo que peligra principalmente son las inversiones en Castilla la Mancha pues la mayoría de los proyectos eran financiados por esta entidad.

En cualquier caso, como ya hemos reiterado desde este blog la regulación de las cajas de ahorro es deficiente y el papel de los partidos políticos aún más. Por tanto, el panorama es bastante oscuro y los principales afectados, nosotros, los castellano-manchegos.

Crónica de una muerte anunciada

 Crónica de una muerte anunciada

Finalmente, tras muchos rumores hoy domingo 29 se ha anunciado la intervención de la Caja de Castilla la Mancha CCM.

Durante las últimas semanas desde el Consejo de Administración de dicha entidad a la par que se apelaba a la confianza en dicha caja, se intentaba a la desesperada lograr un acuerdo de integración. Hay que decir, que CCM sondeó a Caja Madrid, Ibercaja y Unicaja; sin embargo, unas veces por problemas de mayorías políticas (el PSOE quería tener mayoría en el Consejo resultante) y otras por las propias dificultades de la Caja no salieron adelante.

De esta manera, al regulador, El Banco de España, no le ha quedado más remedio que optar por la intervención, algo que no sucedía desde el Caso Banesto.

Llegados a este punto, me gustaría analizar el porqué de las dificultades de CCM. Para ello, en primer lugar os adjunto el listado de los principales deudores, extraído del blog gurusblog.

Leer más.

pixel Crónica de una muerte anunciada

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén