featuredimage 02 Obama aprueba su reforma sanitaria

Antes de analizar lo que va a suponer el proyecto aprobado hoy por el presidente Obama, que ampliará la cobertura sanitaria a 32 millones de estadounidenses que antes no disponían de seguro médico, vamos a comentar la situación sanitaria de EEUU.

Conviene precisar en primer lugar, que EEUU es el país que tiene el mayor gasto sanitario del mundo. Concretamente, el gasto sanitario supone un 16 % de su PIB (datos de 2004). Sin embargo, hay una parte de la población muy importante que no tiene cobertura sanitaria alguna.

En cuanto al sistema sanitario, hay que decir que no existe un seguro público similar al español, sino que la cobertura se realiza a través de seguros privados que cobran primas a sus asegurados, que cubrirán ciertos aspectos. En algunos casos, las primas son pagadas por las empresas para las que los ciudadanos trabajan (61.9% de los asegurados), pero un 9 % tiene que pagarlo de su bolsillo.

Únicamente existen dos tipos de seguros que son proporcionados por el gobierno federal: El Medicaid (seguro para los pobres) y el Champva (militares). El resto de la población, como hemos dicho debía pagar una prima si querían disponer de seguro médico. ¿Qué suponía este hecho? Pues bien, 45.8  millones de estadounidenses quedan sin cobertura médica, de los que 2/3 son familias con ingresos 2 veces inferiores al umbral de la pobreza de EEUU; 1/5 son niños; y el resto trabajadores a jornada completa.

Para solucionar esta situación, el plan de Barack Obama y de Joe Biden para la reforma sanitaria se basaba en las siguientes premisas:

1.- Acabar con la discriminación relativa a las condiciones pre-existentes (que encarecían enormemente las primas para los individuos más susceptibles de sufrir enfermedades)

2.-  Limitar la discriminación (en la prima del seguro) basada en la edad o el género

3.- Establecer un tope al gasto directo en sanidad

4.- Eliminar recargos por cuidados preventivos

5.- Creación del National Health Insurance Exchange (Intercambio Nacional de Seguros Médicos)

6.- Concesión de créditos fiscales a familias, individuos y pequeñas empresas para la adquisición de seguros.

De este plan inicial, finalmente, el presidente Obama ha tenido que renunciar a muchos aspectos. ¿Cuál ha sido la causa?  A pesar de la situación, la sociedad americana no está dispuesta a que aumenten los impuestos para financiar la reforma . Hay que tener en cuenta, que el ideal americano supone, la mínima injerencia del Estado en la vida de los ciudadanos, por tanto esta reforma no es vista con demasiado entusiasmo a pesar de su bonanza.

El proyecto que se ha firmado hoy, y que ha tenido que ser apoyado por los antiabortistas, supone que 35 millones de personas podrán acceder a un seguro médico mediante el subsidio de la prima que decida cobrar una entidad privada. Esto supone un gran avance, pero aún insuficiente ya que la cobertura no se hace universal, en el sentido que podemos entender los europeos (los inmigrantes ilegales no tendrán derecho a asistencia). Sin embargo, sus efectos son positivos, no hay duda. La reforma va a significar que se produzca una mejora de las condiciones de las actuales pólizas con las aseguradoras privadas. Entre otras cosas, las compañías no podrán rechazar a un cliente por sus condiciones médicas preexistentes o expulsarlo al contraer una enfermedad de larga duración. Esto permitirá, por ejemplo, asegurar a miles de enfermos de sida o de mujeres que tuvieron una cesárea en el parto.

Por otra parte, se renuncia al seguro público (idea original de Obama). De igual forma, apenas conocemos datos de la mejora de la eficiencia en los costes y tampoco se recoge la creación del mercado de intercambio prevista en el plan inicial.

Para concluir, decir que a pesar del aparente éxito a Obama aún le queda mucho camino por recorrer, por no decir que no sabemos cómo recibirá la conservadora sociedad estadounidense la medida. En noviembre habrá elecciones legislativas y será un buen momento para medir si la reforma ha sido o no, bien recibida por los ciudadanos

pixel Obama aprueba su reforma sanitaria