¿Es excesivo el gasto público?

Por • 11 abr, 2012 • Sección: Economía

deuda ¿Es excesivo el gasto público?

Estamos inmersos estos días en una tormenta financiera que azota nuestro país sembrando dudas sobre nuestra solvencia para cumplir con los acreedores. Este hecho, provoca que el discurso dominante insista de forma obsesiva en que reducir el gasto público es la única forma de salir de la crisis.

Esta idea se ha convertido en dogma haciendo creer que el problema de nuestra economía es haber vivido por encima de nuestras posibilidades. Dicha circunstancia habría sido provocada por los elevados déficits de las distintas administraciones públicas que con el aumento irresponsable del gasto han elevado los niveles de deuda a cifras insostenibles.

La única solución por tanto, sería reducir el gasto hasta llevar la deuda a un nivel donde nuestra solvencia no se ponga en duda. Sin embargo, sería interesante que estas afirmaciones se acompañaran por datos. Esto es lo que hoy nos proponemos hacer, analizar mediante estadísticas los niveles de gasto público y de ingresos de España para identificar el verdadero problema.

Para realizar el análisis vamos a partir de los últimos datos oficiales disponible en cuanto a gasto público se refiere (Eurostat 2010). A continuación, presentamos una tabla con el porcentaje de gasto público con respecto al PIB de la Europa de los 27.

gráfico ¿Es excesivo el gasto público?

En la tabla se puede observar que nuestro país se encuentra a la cola de la Unión Europea en cuanto a niveles de gasto público se refiere. Los datos demuestran que en comparación con los grandes países de la Unión (Alemania, Francia o Reino Unido) somos el estado que menos porcentaje de nuestro PIB dedicamos a gasto público, y lo que es más significativo aún, estamos en un nivel considerablemente inferior a la media europea. Además, los datos nos dejan una conclusión importante, puesto que son los países más desarrollados de Europa los que dedican un mayor porcentaje de su PIB a gasto público. Sin embargo, los menos desarrollados son los que presentan tasas inferiores.

Lo que se hace evidente es que nuestro problema no es un excesivo gasto público, sino al contrario, puesto que tenemos tasas muy inferiores a la de nuestros socios que provocan que los servicios públicos no tengan la calidad que todos desearíamos.

Vistos los datos, deberíamos preguntarnos ¿Dónde está el problema? La respuesta la tenemos en los ingresos fiscales. Nuestra estructura impositiva ha estado muy ligada a la burbuja inmobiliaria por lo que cuando esta ha explotado se ha presentado un problema grave de recaudación.

En economía se suele creer que los impuestos son una variable exógena que va unida al ciclo económico. Sin embargo, los tributos tienen una parte normativa que es la que va a garantizar la capacidad recaudatoria en cada fase del ciclo. En España desde los años noventa se ha tendido a desfiscalizar la actividad económica sucumbiendo a la teoría que asegura que menores niveles impositivos favorecen la producción.

El resultado es que la rebaja de recaudación vía IRPF e Impuesto de Sociedades, la eliminación de los Impuestos de Patrimonio o Sucesiones y el escaso control sobre el fraude nos han dejado expuestos a que una recesión lastre la recaudación de los ingresos públicos. De hecho, si comparamos la evolución de los ingresos fiscales de nuestro país con el resto de Europa encontraremos el problema. Nuestros ingresos se han reducido significativamente con la explosión de la burbuja, mientras que otros países los han mantenido pese a que sus economías se han enfrentado a caídas del crecimiento más pronunciadas que España .

La conclusión que se puede sacar de nuestro análisis es que se hace necesaria una reforma fiscal profunda, que cambie los grandes pilares de la recaudación pública dando más peso a tributos estructurales que no dependan de los ciclos económicos. De esta manera, el tratamiento tiene que emplearse por la vía de los ingresos no mediante reducciones del gasto que ponen en peligro la recuperación económica, y lo que es peor, el aseguramiento de servicios públicos irrenunciables como sanidad, ciencia o educación. Para finalizar tenemos que decir que el discurso “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” no resiste a las matemáticas como así lo demuestran las estadísticas. Es más, ese discurso lleva implícito un cambio de modelo que lleva a que los servicios públicos sean provistos por entidades privadas. Por todo ello, les preguntamos ¿Aún se creen ese cuento?

pixel ¿Es excesivo el gasto público?
Comparte
  • digg ¿Es excesivo el gasto público?
  • delicious ¿Es excesivo el gasto público?
  • facebook ¿Es excesivo el gasto público?
  • yahoobuzz ¿Es excesivo el gasto público?
  • twitter ¿Es excesivo el gasto público?
  • googlebookmark ¿Es excesivo el gasto público?
  • linkedin ¿Es excesivo el gasto público?
  • meneame ¿Es excesivo el gasto público?
  • bitacoras ¿Es excesivo el gasto público?
  • email link ¿Es excesivo el gasto público?
  • live ¿Es excesivo el gasto público?
  • rss ¿Es excesivo el gasto público?
Etiquetado con: , , ,

6 comentarios »

  1. Gran artículo LJ, sigue así.

  2. Muy buen análisis Luisja.

  3. Muy buen artículo L.J., bien enfocado, el pero difiero en algunos temas:
    – El gasto público debe ser revisado para que no se vuelva a destinar dinero público a partidas como el famoso “Plan E”, un auténtico fracaso.
    – El plan antifraude del nuevo gobierno va a intentar paliar aquellos “agujeros” que han dejado antiguos gobiernos.

    Cuando vivíamos en el país de la piruleta, en la calle del caramelo y todo era magnífico nadie se preocupó del régimen fiscal ni la lucha contra el fraude, porque la hucha de la recaudación estaba bien llena. Estos últimos años, ya con crisis, tampoco se han tomado medidas para paliar estos problemas.

    Las medidas del actual gobierno son necesarias, impopulares pero necesarias.

    Necesitamos un mayor gasto público en un futuro próximo, pero con más control.

  4. Gracias Alberto!

  5. Muchas gracias Alberto. Se agradecen comentarios tan amables!

  6. Muchas Gracias Luis,

    Es cierto que el Gasto Público tiene que ser productivo y no destinarse a planes que son pan para hoy y hambre para mañana. El Plan E es buen ejemplo de ello.
    Sin embargo, el gobierno está reduciendo precisamente partidas como el I+D+i o la educación que no sólo dificultan el presente, sino que ponen en riesgo el futuro. Lo que es necesario es establecer una reforma fiscal profunda pactada por el mayor número de fuerzas políticas posible. Así y con impulso público se podrá recuperar el crecimiento

Escribe un comentario