placa solar 300x200 El déficit tarifario eléctrico a examen

Cada año nos amenazan con subirnos la tarifa de la luz debido al recurrente déficit tarifario, pero la mayoría de los consumidores no saben lo qué es y porqué se ha generado. A continuación, vamos a tratar de analizar en qué consiste y cómo funciona el mercado eléctrico.

En primer lugar, tenemos que comenzar explicando los agentes que intervienen en el mercado eléctrico hasta que la energía llega a los domicilios de los consumidores finales.

Por un lado, están los generadores de energía eléctrica. Se trata de las compañías Iberdrola, Endesa, Fenosa Gas Natural e Hidrocantábrico. Son los entes que producen la electricidad por los distintos medios existentes, esto es centrales nucleares, de ciclo combinado, térmicas, hidráulicas y renovables. Una vez producida la energía, el encargado de canalizarla es Red Eléctrica de España y finalmente las mismas empresas productoras son las comercializadoras que ofrecen la electricidad a los hogares e industrias.

Por otro lado, hay que hacer referencia a OMEL. Esta empresa es el operador de mercado, es decir, será el ente donde oferentes y demandantes de energía lleguen al precio de equilibrio. ¿Cómo se fija dicho precio? Hay que decir, que existen peculiaridades debido precisamente a ciertos caracteres de los productores de energía. Me explico, imaginemos una central nuclear que tiene energía y necesita colocarla. Como su ciclo productivo no se para estará dispuesta a vender a cualquier precio incluso a cero, convirtiéndose en precio aceptante. Otros productores, están en una situación más ventajosa por lo que podrán vender a precios más elevados. Podríamos pensar que cada uno va a vender a un precio, pero no es así, una vez encontrado el precio de equilibrio total cada productor cobrará el mismo, aunque ofreciera la energía a cero, o por encima del equilibrio.

Ya sabemos cómo se fija el precio de la energía, pero ¿Es este el total de nuestra factura? La respuesta es negativa, representa en torno a la mitad del precio, ya que tenemos que añadir los costes de distribución, transporte, de los equipos de medida, y por supuesto los impuestos.

Tenemos el total de la factura, sin embargo ¿Es lo que pagamos? Hay que tener en cuenta, que el 70 % de la población tiene la factura regulada, es decir el precio es fijado por el gobierno y es inferior al coste de la energía. Significa por tanto, que estamos pagando la electricidad por debajo del coste de producirla y estamos generando una deuda a favor de las compañías eléctricas. Es aquí donde aparece el déficit tarifario. Concretamente, en 2009 ascendió a 20000 millones de euros que tarde o temprano tendremos que pagar.

Visto este déficit, que parece que efectivamente existe, deberíamos preguntarnos cómo subsisten las compañías que incluso mejoran beneficios cada año y se dedican a expandirse por el resto del mundo. Aquí entra otro factor, los Costes de Transición a la Competencia. Con la liberalización del mercado eléctrico se acabó con el monopolio de las compañías, y para no paliar esta pérdida de posición dominante el Estado estableció una compensación. Esta compensación no se ha controlado, esto es puede haberse producido un pago por encima de lo que correspondería. Finalmente, en 2006 lejos de auditar como se repartieron las compensaciones directamente se eliminaron.

Observamos por tanto, que existen dos variables contrapuestas. Por un lado, existe un déficit tarifario que cada día es mayor debido a que el gobierno tiene intervenida la tarifa y pagamos un precio por debajo del coste. Por otro lado, las compañías han recibido una compensación que a día de hoy no sabemos si les correspondía o no. Mientras tanto, los afectados son los consumidores que deberán hacer frente a un déficit que se ha ido generando y que si se hubiera tenido en cuenta no supondría un incremento tan elevado de la factura como significará cuando se tenga que hacer frente.

pixel El déficit tarifario eléctrico a examen