Mes: septiembre 2009

La subida de impuestos de ZP

 La subida de impuestos de ZP

Poco a poco vamos conociendo más detalles sobre la reforma fiscal que están ideando Elena Salgado y el presidente Zapatero. A continuación nos proponemos analizar los efectos que esta subida tendrá sobre la economía.

La reforma parece ser que tendrá tres pilares: se subirán las retenciones por rendimientos de las rentas del capital, el IVA se va a incrementar en dos puntos, y se está diseñando un futuro impuesto verde que se incluiría en la Ley que cambiará el modelo productivo español por uno más sostenible.

En primer lugar, comentaremos los efectos del impuesto sobre las rentas de capital. Si aplicamos un modelo de ocio consumo básico, la renta de capital se incluiría en el mismo como una renta no salarial. De esta manera, un aumento en la retención sobre reduciría estas y provocaría un desplazamiento de la restricción presupuestaria de los individuos de manera paralela hacia el origen. Es decir, el impuesto en cuestión no sería distorsionador sobre las decisiones del individuo porque únicamente tendría efecto renta. ¿Qué quiere decir esto? Pues que los individuos verían reducida su renta, pero el impuesto al carecer de efecto sustitución no provocaría distorsiones en las decisiones del individuo, pues no variarían los precios relativos del ocio ni del consumo. Sin embargo, este impuesto tiene un inconveniente, y es que si lo que se pretende es aumentar la recaudación (se habla de recaudar 15000 millones de euros) no es la manera más idónea. Esto se debe a que en la actualidad con el Euribor por los suelos los rendimientos de los depósitos son minúsculos, unido a que en esta época de crisis el ahorro se ha resentido. Por tanto, no es el impuesto más indicado si lo que se busca es aumentar la recaudación con la que financiar los servicios sociales y de bienestar.

Pasemos ahora a comentar el aumento del IVA. Hay que decir, que como nuestros lectores sabrán el IVA es un impuesto considerado indirecto, y por tanto tiene un carácter regresivo. ¿Qué quiere decir esto? Pues bien, que afectará más a las clases bajas que a las clases altas de la sociedad. ¿Por qué se produce este efecto? Esto es debido a la propensión marginal del consumo, es decir, lo que cada persona consume efectivamente. Si comparamos dos personas, de las cuales uno gana 100 veces más que el otro, no por ello quien tenga más renta consumirá 100 veces más. Empíricamente se comprueba que los individuos conforme tienen más renta, más proporción de la misma se destina al ahorro. De esta manera, se comprueba que la afirmación del Gobierno de que la subida de impuestos afectará más a los “poderosos”, es cuanto menos cuestionable. De igual modo, si lo que se pretende es reactivar el consumo no parece la manera más idónea, porque los individuos al disponer de menos renta disponible reducirán su consumo y esto afectará al crecimiento económico.

Del impuesto verde, aún poco podemos decir porque no se ha concretado. Sin embargo, de las otras dos subidas hemos visto que una fracasa en su objetivo (aumentar la recaudación), y la otra, va a afectar más a las clases medias y bajas de la sociedad.

Señor presidente, eso no es muy de izquierdas. Estoy de acuerdo en que no se debe hipotecar el futuro del país aumentando la deuda pública, pero quizá la reforma fiscal habría que meditarla un poco más. Por ejemplo, podría usted subir las retenciones a las SiCAVs que sí las forman los poderosos; del mismo modo que podría eliminar cierto tipo de subvenciones que no sirven para nada y que serían una buena fuente de recursos (cine español, agricultura…)

Las limitaciones de eficiencia del IRPF

 Las limitaciones de eficiencia del IRPF

Nos encontramos ante el final de la temporada veraniega con un crudo debate acerca de la fiscalidad de nuestro país. La necesidad de financiar el gasto público y la crisis económica obligan a reflexionar acerca de posibles reformas fiscales. De un lado encontramos a los partidarios de subir los impuestos (Gobierno); y de otro a los que ponen el grito en el cielo por ellos. A partir de hoy iniciamos una serie de artículos relacionados con la fiscalidad para entender mejor este fenómeno y ayudar a nuestros lectores a comprender mejor esta realidad complicada y que los políticos en muchos casos se encargan de tergiversar aún más.

Vamos a comenzar analizando las limitaciones que presenta el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y por donde debería encaminarse su reforma.

Por un lado, nos encontramos con las limitaciones de eficiencia:

El argumento fundamental sería que el IRPF provoca distorsiones en la producción y en la decisión de los individuos y empresas. Desincentivaría la oferta de factores productivos y por tanto, afectaría negativamente al crecimiento económico.

Este argumento defendido por los economistas de la oferta (liberales) y por algunos dirigentes políticos actuales (Esperanza Aguirre) presenta ciertos matices que a continuación comentamos y que hace que en la práctica esta teoría no sea tan radical.

Desde el punto de vista del empleo, una reducción del IRPF podría suponer un incremento de los salarios percibidos por los trabajadores que aumentarían su renta disponible, al tener que pagar menos impuestos. De igual modo, la oferta de trabajo se estimularía y aumentaría el nivel de empleo. Sin embargo, en la práctica no parece que exista demasiada relación. Esto es principalmente debido a:

  • Los mercados de trabajo, como hemos comentado en otras ocasiones en Ecofinancial, son imperfectos y no se puede elegir el número de horas que se quiere trabajar. Es decir, un individuo no fija su horario laboral, sino que accede a un puesto de trabajo en el que normalmente sabe cuando entra, pero no cuando volverá a su hogar.
  • La oferta de trabajo no sólo depende de los salarios, sino también de otras muchas variables económicas relevantes que deberían ser tenidas en cuenta en dicho análisis.
  • Por último, se puede decir que un aumento de los salarios no tendría que provocar necesariamente una variación en la oferta de Trabajo.

¿A qué son debidos estos efectos? Para responder, hay que decir que bajo este análisis se supone que el IRPF es soportado en parte por los empresarios. Esto es, una parte del impuesto es pagada directa o indirectamente por los mismos, o lo que es lo mismo, que los trabajadores negocian con las empresas sus salarios en términos netos (después de impuestos). Sin embargo, cualquier lector podrá percibir que esto no es así, y que todas las empresas (excepto los clubes de fútbol) pagan a sus empleados en términos brutos (antes de impuestos).

También hay que tener en cuenta, que la evidencia empírica demuestra que el IRPF no es soportado, en parte por los empresarios, lo que verdaderamente sucede es el efecto contrario. Es decir, los empresarios trasladan sus impuestos, como la cotización de la Seguridad Social, a sus empleados pagándoles salarios inferiores.

De esta manera, hemos percibido que la consigna de que una reducción del IRPF crearía más empleo y crecimiento en la economía es precipitada. Incluso se podría lograr el efecto contrario, pues al reducir los impuestos necesariamente hay que reducir el gasto público, a menos que se financiara mediante la emisión de deuda. Si c omo decimos, se reduce el gasto del Estado la demanda del sector público se resentiría, reduciéndose con ello la demanda total de la economía y afectando al crecimiento económico anhelado.

pixel Las limitaciones de eficiencia del IRPF

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén